martes, 11 de diciembre de 2012

La Reforma del Fuero Militar, Preambulo del Plan de Guerra de Santos......Y de Sus Patrones


Desde mucho antes de que se hicieran públicas las supuestas intenciones del gobierno de Santos de iniciar negociaciones de paz con la guerrilla de las FARC ya habíamos anticipado en este blog que el proceso de paz era una farsa.

Un conocimiento mínimo pero objetivo de los hechos históricos asociados al mismo conflicto y sus orígenes, del contexto económico y político bajo el que se ha gobernado al país desde la mal llamada independencia, y de la dependencia y subyugación total a los intereses políticos y económicos de fuerzas extranjeras, con los EEUU a la cabeza, llevan a ver con claridad el por qué de la permanencia del conflicto interno y de las intenciones reales que hay detrás de cada supuesto proceso de paz.

Pero en esta ocasión ya ni siquiera se necesita conocer a cabalidad la historia ni la situación actual de ingobernabilidad del país. Lo único que se requiere es tener un mínimo de capacidad para ver la lógica de los hechos mas recientes, establecer las conexiones entre unos y otros hechos, y plantearse unos mínimos interrogantes.

Dentro de esos interrogantes, el principal es el por qué de la urgencia para reformar el fuero militar, el cual está siendo aprobado en el día de hoy, aun a costa de ir en contravía de las criticas y cuestionamientos de organizaciones internacionales de derechos humanos, incluida la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, y de opiniones bien sustentadas de respetables juristas e intelectuales nacionales e extranjeros.

La afrenta y el desprecio de Santos por las opiniones que han expresado quienes se han opuesto a la reforma del fuero militar no puede tener lectura distinta  que la  necesidad de rodear de impunidad la cadena de crímenes y abusos de derechos humanos que se aproximan y que se convertirán en acciones cotidianas con ocasión del recrudecimiento de la guerra contra la guerrilla, contra las organizaciones políticas de izquierda, sindicatos y contra la población en general.  Plan de recrudecimiento de la guerra que ha sido formulado y ha avanzado paralelamente con la farsa del proceso de paz en curso.

Si no es así, entonces por qué la necesidad y el afán de reformar el fuero militar? Si las intenciones de Santos de sacar adelante el proceso de paz son genuinas, no se supone que al final de las negociaciones con la guerrilla ya no habrá conflicto interno?.  Qué fundamento tienen entonces las “preocupaciones” de los militares de que su capacidad de combate se ve diezmada bajo las actuales condiciones y alcance del fuero militar? Si ya no habrá conflicto y enfrentamientos con los grupos guerrilleros, a que combates se refieren?  A caso a los combates que sostendrán con los grupos paramilitares? (bandas criminales según ellos).  No era acaso que los militares estaban impedidos por la constitución para hacer frente a las bandas criminales?

Que explicacion tiene el gobierno de Santos para la continua verborrea incendiaria contra el proceso de paz de su ministro de defensa, quien no pierde oportunidad para descreditar a la guerrilla y atribuirles acciones contra la poblacion civil que son montajes del propio ejercito, como los recientes ataques a la poblacion de Caloto, Cauca?

Por que creen que altos consejeros de seguridad de Obama estuvieron recientemente en la Casa de Narino? A hablar de paz, de derechos humanos, de reformas sociales de fondo, de asistencia para frenar la corrupcion e impunidad?

Todas las anteriores preguntas tienen una sola respuesta. El gobierno colombiano, con la asistencia (y bajo las ordenes) del gobierno de los EEUU, está preparando el terreno para un escalonamiento del conflicto, luego del rompimiento de las negociaciones con la guerrilla, lo cual ocurrirá antes de la fecha fijada por Santos para supuestamente firmar un acuerdo de paz (Noviembre de 2013).  Y como ha ocurrido también en el pasado, las causas para el rompimiento de las negociaciones serán atribuidas a las FARC.

Señores negociadores de las FARC: Sorprendería si otra vez caen en la trampa de esperar a que sea el gobierno el que se levante de la mesa de negociaciones. Háganlo ustedes y lo mas pronto posible. Esta vez no será el montaje del secuestro de un avión el hecho determinador y usado como pretexto por el gobierno para romper los diálogos.  A todo el mundo le han hecho creer que vivimos en la era del “terrorismo”, y dentro de esa “lógica”, serán actos terroristas los que se cometerán en su nombre para desacreditarlos, justificar el fin de las negociaciones y sobre todo, para combatirlos con todas las armas (incluyendo la del terrorismo), la tecnología y hasta con la participación directa de soldados norteamericanos. Esta vez el nombre que le darán al recrudecimiento de la guerra no será ni Plan Colombia, ni Plan Patriota, sino “cruzada contra los terroristas de las FARC”; eso si, no será una cruzada para acabarlos, sino controlada para mantener el conflicto vivo y así justificar la consolidación de la militarización gringa del país. Ustedes serán la razón de ser de la masiva presencia militar gringa en el país; y si bien ustedes sufrirán muchas bajas, la peor parte se la llevará el pueblo, especialmente y como ha sido lo usual, los pueblos y comunidades asentadas en las zonas de conflicto y en regiones destinadas a la explotación de hidrocarburos, recursos minerales, hídricos, forestales, bióticos y a la agroindustria.

La consolidación de la militarización gringa tiene un último propósito. Convertir a Colombia en el Israel de Latinoamérica, es decir en el enclave militar para acosar, hostigar y atacar, cuando así lo determinen, a los países vecinos y de la región que recuperaron su soberanía, dignidad e independencia.

No es el proceso de paz el que esta en peligro como lo quieren hacer creer por estos días los medios prepago, a propósito de la nueva intervención  quirúrgica a que se someterá el presidente Chávez. Dicen que si Chávez deja la presidencia, el acompañamiento del proceso se debilitaría y con el las propias negociaciones. Cual peligro? De cual proceso de paz hablan si no existe? Es una Colombia en paz lo que constituye el mayor peligro, y no solo para el régimen mafioso, corrupto, traidor y terrorista que se ha incrustado en el poder, sino para los poderes extranjeros que ven a Colombia como el país mas dócil y el mejor enclave para desde allí dirigir operaciones tendientes a recuperar el control económico y geopolítico que han perdido.

Señores de las FARC: ustedes solo son un comodín que les sirven para esos propósitos. Tendrán esta vez la visión y el arrojo para no dejarse manosear ni prestarse a sus juegos de guerra; y para desenmascarar las farsas de su contraparte en la “mesa de negociación”?

Mesa, a la que siendo fieles a la realidad, deberíamos referirnos como “mesa de usurpación de la paz”.

Buscar en este blog