sábado, 16 de septiembre de 2017

La verdadera razón del éxodo de venezolanos hacia Colombia

Contrario a la propaganda del gobierno colombiano y de otros gobiernos de la región lacayos de Washington, la migración masiva de venezolanos a Colombia no tiene nada que ver con la "crisis" que atraviesa su país.

Es cierto que son miles los que cruzan diariamente la frontera con Colombia, especialmente en Norte de Santander, bien con el propósito de permanecer temporalmente en Colombia, o para proseguir hacia Ecuador, Perú, Chile.

No es cierto que esos más de 300.000 venezolanos y venezolanas que dice migración Colombia han entrado al país, llegan buscando refugio, "la libertad, una vida digna, huyendo de la persecución de la dictadura de Maduro", y buscando legalizar su permanencia definitiva en Colombia. 

Seguramente son mucho más de 300.000 los que han cruzado las fronteras con Colombia, pero sus motivaciones son diferentes. No llegan para quedarse. Vienen temporalmente a generar ingresos, así sea en devaluados pesos colombianos, aún a costa de permitir que los exploten pagándoles menos del pírrico salario mínimo, sin prestaciones y trabajando 14 horas diarias, trabajando toda la noche vendiendo tinto o arepas venezolanas; y la mayoría de mujeres, trabajando en prostíbulos.

Esas condiciones deplorables de trabajo las aceptan y toleran porque su meta es permanecer solo por pocos meses, unos incluso solo durante semanas, dependiendo de lo que cada uno logre ahorrar, para luego convertir esos ahorros en pesos en dólares, y luego devolverse a su país a aprovechar el mercado negro de la tasa de cambio (dólar paralelo, le llaman!!). La operación les permite multiplicar por más de 2300 esos ahorros en dólares al momento de cambiarlos a bolívares.

Si, suena inverosímil, pero de esa magnitud es la especulación del dólar en el mercado negro de su país, lo cual es parte de la guerra económica desatada contra el gobierno de Maduro. Y de esa magnitud es también la ambición, codicia, afán de enriquecimiento de quienes están emigrando, principalmente hacia Colombia, pero temporalmente porque luego vuelven con dólares y una vez en su país los cambian a una tasa de $23.744 bolívares por US dólar, la tasa de cambio en el mercado negro hoy Septiembre 16, 2017, frente a la tasa oficial de apenas 10 bolívares por US dólar.

Tasa de cambio hoy en el mercado negro en Venezuela

Sólo basta tomar como ejemplo el caso de un venezolano que se gana el mínimo en Colombia para establecer la magnitud del negocio como el único atractivo para el éxodo hacia Colombia.

Tasa de cambio oficial USD a Bolivar

Ingresos y gastos mensuales (según conversación con venezolano que trabaja en tienda en San Victorino):

Salario mínimo en Colombia: $737.717 Pesos
Gastos vivienda: $ 150.000 (en mini apartamento de 1 habitación, hacinados con 2 personas más, zona sur de Bogotá)
Alimentación y transporte: $ 300.000 (alimentación, incluye solo almuerzo)
Gastos misceláneos: $50.000

Ahorro mensual: $237.717; Aproximadamente $85 USD
Ahorro si se queda 3 meses: $255 USD

Dinero con que regresa a Venezuela, luego del cambio de sus ahorros en dólares americanos en el mercado negro: aproximadamente $ 6.054.720 Bolívares

Un ahorro nada despreciable considerando que el salario mínimo en su país es de $136.544 Bolívares; $325.544 Bolívares para quienes reciben el bono de beneficio alimentario.

Es decir, el venezolano y venezolana de a pie que se viene a Colombia por solo 3 meses, regresa a su país con una billetera que equivale a 44 veces el salario mínimo, sin mencionar que regresa a seguir disfrutando de los subsidios en el costo de los artículos de la canasta básica de alimentación, costo de la gasolina (que es casi gratuita), etc...

Imagínense las ganancias de los ricos venezolanos que llegan a Colombia, no necesariamente a invertir sino que simplemente pasan la frontera en San Antonio, se dirigen a una casa de cambio en Cúcuta, cambian allí sus millones en Bolívares, primero a pesos colombianos, luego a dólares, y se devuelven a cambiarlos de nuevo por bolívares pero a la tasa especulativa de $23.744 Bolívares por dólar americano. Este grupo de venezolanos si que está haciendo el negocio de su vida, y asegurando el futuro de sus herederos hasta mas allá de la 5a generación. Y estos son los que se hacen llamar patriotas, defensores de la democracia.

Por supuesto, este grupo de venezolanos, cuando se quedan por un tiempo en Colombia, no viven en el Sur de Bogotá hacinados en un apartamento de una habitación; o en el caso de la mayoría de mujeres, en los mismos prostíbulos, casi en condición de prisioneras. No, estos viven en el Norte de la ciudad y permanecen en los restaurantes y Starbucks del parque de la 93.

Así las cosas, queda claro que la desbandada no es por el agravamiento de la crisis en Venezuela sino porque quieren aprovechar el momento, pues saben que no durará mucho, bien sea porque Maduro logre desmontar esa guerra económica, o porque esa gigantesca especulación con la tasa de cambio igualmente se acabará tras una intervención militar gringa.

Pocos son los colombianos que saben y entienden lo que realmente está pasando en Venezuela. Y cómo esperar que lo sepan si el bombardeo de propaganda por parte de los medios masivos colombianos en contra del gobierno de Nicolás Maduro no para, de hecho es 24/7. A lo cual se suman las historias fabricadas que escuchan de todos los migrantes en los buses, calles.... quienes las cuentan totalmente convencidos porque la mal llamada oposición venezolana se las han inyectado tan profundamente que aunque ninguno de ellos ha sufrido las historias que cuentan, lo dicen como si realmente ellos mismos o sus familiares lo hubiesen, estuvieran sufriendo, o podrían sufrirlas en un futuro inmediato. El ejemplo más patético de éstas historias fabricadas es que "la gente se está muriendo de hambre", que el "dictador" Maduro los está asesinando en las calles solo por salir a marchar....

Bienvenidos a Colombia hermanos venezolanos, al país donde SI realmente mueren de hambre miles de colombianos; por si no les han contado, solo entre 2015 y 2016, más de 5000 niños de la comunidad indígena Wayúu murieron de hambre (sin contar los miles más que mueren diariamente en otras regiones abandonadas por el estado, como en el departamento del Chocó y en la costa pacífica en general).

Bienvenidos al país en "paz y lleno de oportunidades" donde más de 6 millones de personas han sido desplazadas de sus territorios y despojadas violentamente de sus tierras; al país donde, de las casi 250.000 victimas del conflicto interno, 75% son victimas del Estado y sus fuerzas paramilitares; donde 60.000 colombianos siguen desaparecidos; dónde solo entre Enero y Junio de 2017 y en plena implementación de los acuerdos de paz con las FARC, 101 líderes sociales y defensores de derechos humanos han sido asesinados bajo un manto de impunidad total.......


--> Y no les cuento mas por que tal vez esa realidad les toque el corazón, les ilumine su cerebro, recobren la sensatez y cuando cuenten sus historias en los buses de Transmilenio, en lugar de Venezuela se refieran a las realidades que ocurren a diario en este país inviable, fallido, cuyo presidente se los ha ofrecido como refugio y como un país prospero y justo. Y si cometen ese error, podrían terminar en las prisiones/mazmorras colombianas condenados por terroristas, y no queremos que sus suenos de ser millonarios en su pais se convierta en una pesadilla.

lunes, 7 de agosto de 2017

Verdades incómodas sobre Venezuela y la furia de las oligarquías mediáticas

Por Atilio A. Boron

Artículo publicado originalmente en Rebelion

Los periódicos comenzaron a existir para decir la verdad
y hoy existen para impedir que la verdad se diga.”
(G. K. Chesterton, 1917)

En los últimos días, en coincidencia con la decisión de Cambiemos de hacer de Venezuela uno de sus ejes de campaña, fui sometido a un ataque sin precedentes desde las ciudadelas de la oligarquía mediática argentina a propósito de mis opiniones acerca de lo que está ocurriendo en aquel país. Periodistas y académicos unieron sus fuerzas para no sólo disentir con mis ideas sino también para lanzar toda suerte de agravios sobre mi persona. No tiene sentido referirme a cada uno de sus autores por separado, y esto por dos razones. Primero, porque en el fondo su discurso es el mismo: variantes de un mismo guión dictado desde Washington, reciclado por sus acólitos neocoloniales y lanzado por ellos a través de los “medios independientes” (¿independientes de quiénes?) para hostilizar a quienes piensan distinto. Segundo, porque   individualizarlos sería conferirles a los autores de tales libelos una dignidad que su estatura intelectual y moral hace totalmente inmerecida. Dicho esto, en lo que sigue, va mi respuesta.

Uno. En Venezuela la oposición está compuesta por dos sectores. Uno, que acepta al diálogo con el gobierno. Otro, totalmente opuesto a él y dispuesto a quebrar el orden constitucional y derrocar a Nicolás Maduro apelando a cualquier recurso, legal o ilegal. Desgraciadamente, esta fracción ha sido la que hasta la semana pasada ha hegemonizado la oposición amenazando al sector dialoguista con una brutal represalia si cedía a los llamados del gobierno. [1] Conversar con éste equivalía, para los violentos, a una infame traición a la patria, merecedora de los peores castigos. Este grupo extremista y fascista hasta el tuétano, venía conspirando contra la democracia desde el fallido golpe de estado del 11 de abril del 2002 y sus principales líderes: Leopoldo López, Henrique Capriles, Antonio Ledezma, Freddy Guevara, Julio Borges y María Corina Machado apoyaron abiertamente aquel golpe. 

Machado, una de las “demócratas” de hoy, fue firmante del Acta de Juramentación de la nueva junta de gobierno presidida por el empresario Pedro Carmona Estanga. En dicha acta se cancelaban las libertades públicas, se abolían todas las leyes producidas por el chavismo y se decretaba la cesación en sus cargos de todas las autoridades electas y los parlamentarios y ediles del país. Estos fascistas fueron los que, bajo el liderazgo de Leopoldo López, organizarían la sedición de febrero del 2014 –significativamente llamada “Operación Salida”- una vez consumada la derrota del candidato Henrique Capriles en las elecciones presidenciales convocadas luego de la muerte de Hugo Chávez. La “Operación Salida” adoptó las tácticas violentas de control de la calle aconsejadas en diversos manuales de la CIA y en la obra de uno de sus máximos teóricos, Eugene Sharp. Aquellas contemplaban la realización de atentados de todo tipo a instalaciones públicas, autobuses colectivos, erección de barricadas armadas (“guarimbas”) impidiendo que la gente saliera de sus hogares y matanza indiscriminada de personas para aterrorizar a la población. A diario López declaraba que esta insurrección sólo cesaría con la renuncia de Maduro. Finalmente se restableció el orden público , pero con un saldo luctuoso de 43 muertos. López fue apresado y enviado a la justicia donde, como veremos más abajo, recibió una moderada condena, desproporcionada en relación a los crímenes cometidos. Este mismo grupo es el que en abril de este año relanzó la segunda fase de la estrategia insurreccional, pero incrementando exponencialmente la violencia de sus actos e introduciendo macabras innovaciones en sus tácticas de “oposición democrática”: arrojar bombas incendiarias sobre jardines infantiles y hospitales y, como en los viejos tiempos de la Inquisición, quemando vivas a personas cuyo pecado fuese tener el color de piel incorrecto según el criterio de los terroristas. Cuando al describir este deplorable escenario utilicé la expresión “aplastar a la oposición” era obvio para cualquier lector atento de mi artículo que me estaba refiriendo a este sector y no a quienes deseaban una salida pacífica, como felizmente parece estar en marcha en estos últimos días. Cualquier interpretación en contrario sólo puede ser producto de la mala fe. Pero fue dicha lectura la que originó la primera ronda de críticas e insultos.

Dos, si algo revela la monumental hipocresía de mis censores es su sepulcral silencio a la hora de proponer alguna alternativa para detener la violencia en Venezuela. Críticos que en su enorme mayoría no conocen ese país, que jamás estuvieron en él, ignoran su historia y no tienen amigos o parientes viviendo allí se dan el lujo de agraviar a quien piense de otra manera. Mi preocupación obsesiva por el deterioro de una situación que podría desembocar en una orgía de muerte y destrucción se funda en la necesidad de evitar para Venezuela -y para los amigos que tengo en ambos lados, en el chavismo y en la vereda de enfrente- un final apocalíptico. No es el caso de mis censores, a quienes en su condición de obedientes publicistas de la derecha – la de aquí y la de allá, y sobre todo la de “más allá”, en Washington- se les ordenó que descarguen toda su artillería contra quienes tuviéramos la osadía de defender el orden institucional en Venezuela. Mil veces hice la pregunta: ¿cómo se detiene la violencia iniciada, nuevamente por la derecha golpista, y ante la cual la respuesta del Estado fue débil e insuficiente?

Las respuestas casi siempre fueron evasivas, pero cuando les exigía mayores precisiones lo que decían era: “renuncia de Maduro y convocatoria a elecciones presidenciales.” Es decir que estos severos críticos de mis opiniones, autoproclamados (pero inverosímiles) custodios de la libertad, los derechos humanos y la democracia, no son otra cosa que vergonzantes apologistas de la fracción terrorista de la oposición. Lo que quieren estos furiosos escribas es nada menos que el triunfo de la sedición, la victoria de los golpistas, el retorno de los fascistas y la destrucción del Estado de derecho. O sea, quieren exactamente lo mismo que la pandilla de López y sus compinches. Son, por lo tanto cómplices, cuando no autores intelectuales o legitimadores post bellum, de la barbarie desatada por la derecha. En su desesperación por acabar con el chavismo apelan a una retórica que sólo en apariencia es democrática. Lo que hay debajo de sus huecas palabras es una afrenta a los valores humanísticos que dicen defender. Tendrán que hacerse cargo de su apología de la violencia. Porque, en la reseca llanura de la política latinoamericana, con tantas “democracias” que empobrecen, marginan y lanzan a la desesperación a millones de personas no sería de extrañar que fuera de Venezuela surjan grupos que ante el ostensible vaciamiento del proyecto democrático decidan también ellos apelar a la violencia para derrocar gobiernos que los hambrean y embrutecen. Si los sedicentes custodios de la democracia aprobaron esa metodología en Venezuela, ¿la apoyarán también cuando se ensaye en otros países? ¿Qué van a decir entonces: ¿Que saquear, incendiar, matar y quemar vivas a personas está bien en Venezuela pero estaría mal en Colombia, Argentina, México? ¿No les suena un poquitín incoherente exaltar la vía insurreccional en contextos laboriosamente democráticos y que tanto costó construir?

Tres, decíamos más arriba que esta ofensiva se produce en momentos en que el gobierno argentino hizo de Venezuela uno de los ejes de su campaña electoral. Este sábado fue la punta de lanza para suspender a Venezuela del Mercosur, violando las normas del Mercosur y la Carta Democrática establecida en el Protocolo de Ushuaia, y los ataques tienen que ver con eso pero también con algo más. Obedientes, los escribidores y charlistas de los medios hegemónicos arremeten con saña contra cualquiera que defienda al gobierno legal, legítimo y constitucional de Nicolás Maduro. La voz del amo imperial les exige que digan que su gobierno es una feroz dictadura, una manzana podrida en el cajón donde brillan las ejemplares democracias de Argentina, Brasil y Paraguay, dignas herederas de la democracia ateniense y sus grandes líderes como Pericles, Solón y Clístenes, que empalidecen cuando se los compara con sus actuales sucesores sudamericanos. Tremenda dictadura la de Maduro en donde, seguramente al igual que en tiempos de Videla, Pinochet y Strossner, sus opositores pueden ir a Estados Unidos para solicitar la intervención armada de ese país en Venezuela, como lo hiciera el presidente de la Asamblea Nacional Julio Borges en su visita al Jefe del Comando Sur, Almirante Kurt Tidd, y regresar al país sin ser molestado por las autoridades, conservar su inmunidad parlamentaria, ofrecer conferencias de prensa y entrevistas en numerosos medios nacionales e internacionales y proseguir con su actividad proselitista sin ninguna clase de limitaciones. Seguramente ocurriría lo mismo con los opositores en las dictaduras de Videla, Pinochet y Strossner. Este es un ejemplo entre muchos otros. Uno más: en Venezuela la mayoría de los medios de comunicación son contrarios al gobierno y las grandes cadenas de noticias internacionales tienen sus corresponsales instalados en aquel país que día a día “malinforman” o “desinforman” al resto del mundo sobre lo que ocurre en Venezuela sin ninguna clase de restricciones. Es que la “posverdad” y la “plusmentira” se convirtieron en monedas corrientes en los medios hegemónicos.  

Conviene reproducir aquí lo que recientemente escribiera Boaventura de Sousa Santos, profesor de la Universidad de Wisconsin y uno de los más distinguidos sociólogos y juristas contemporáneos. Luego de adherir a un manifiesto de intelectuales críticos del gobierno de Nicolás Maduro, de Sousa Santos sintió la necesidad de escribir un artículo porque, según sus palabras, “estoy alarmado con la parcialidad de la comunicación social europea, incluyendo la portuguesa, sobre la crisis de Venezuela, una distorsión que recorre todos los medios para demonizar un gobierno legítimamente electo, atizar el incendio social y político y legitimar una intervención extranjera de consecuencias incalculables.” Y, poco más adelante, en ese mismo artículo, nuestro autor, cuya autoridad científica y moral convierte a mis críticos en deformes pigmeos, termina diciendo que “El gobierno de la Revolución bolivariana es democráticamente legítimo. A lo largo de muchas elecciones durante los últimos veinte años, nunca ha dado señales de no respetar los resultados electorales. Ha perdido algunas elecciones y puede perder la próxima, y solo sería criticable si no respetara los resultados. Pero no se puede negar que el presidente Maduro tiene legitimidad constitucional para convocar la Asamblea Constituyente.” [2]Suficiente en relación a este tema.

Cuatro, siempre en función de la dupla “posverdad-plus mentira” ninguno de los órganos de la oligarquía mediática que nos desinforma a diario en toda América Latina -incluyendo a El Paísde España, director de esta desafinada orquesta mediática- mencionó una noticia que ningún medio de comunicación “serio e independiente”, como gustan llamarse estas agencias de propaganda que hoy nos bombardean con sus falsedades, podría haber dejado pasar por alto. En su conferencia de prensa del 1º de agosto el Secretario de Estado de Donald Trump, Rex Tillerson, anunció oficialmente que “estamos evaluando todas nuestras opciones de política acerca de lo que nosotros podemos hacer para crear un cambio de condiciones donde o bien Maduro decida que ya no tiene futuro y quiera marcharse por voluntad propia o nosotros podemos hacer que los procesos gubernamentales en Venezuela vuelvan a lo que marca su constitución. [3] O sea: el imperio, por boca de su encargado de relaciones exteriores, anuncia que está implicado en la concreción de un golpe de Estado en Venezuela y tan gravísima novedad es escandalosamente silenciada en los grandes medios, esos que dedican ríos de tinta y horas y más horas de radio y televisión para acusar y difamar a diestra y siniestra a quienes denuncian las maniobras del imperialismo y sus lugartenientes locales para destruir regímenes democráticos, como lo hicieron –para nombrar sólo los casos más resonantes- en Guatemala (1954), en Brasil (1964), en República Dominicana (1965), en Chile (1973), en Honduras (2009), en Paraguay (2012) y hace pocos meses en Brasil. Pocos días antes había sido el Director de la CIA, Mike Pompeo, quien declarase en su ponencia ante el Foro de Seguridad convocado por el Aspen Institute que “basta señalar que estamos muy esperanzados de que puede haber una transición en Venezuela, y nosotros -la CIA-, está dando lo mejor de sí para entender la dinámica allá para que podamos comunicársela a nuestro Departamento de Estado y a   otros, los colombianos. 

Acabo de estar en Ciudad de México y en Bogotá, la semana antepasada, hablando exactamente sobre este tema, intentado ayudarles a entender las cosas que podrían hacer para obtener un mejor resultado para su rincón del mundo y nuestro rincón del mundo.” [4] ¡ Al demonio con la soberanía nacional, la autodeterminación de los pueblos y la democracia! Porque si al emperador no le gusta el gobierno que existe en algunas de las provincias del imperio lo derriba sin miramientos. Y la prensa de todo el hemisferio, más la española, convenientemente aceitada y colonizada, acepta el engaño sin chistar y se esmera por blindar la ominosa noticia con la colaboración de los habituales saltimbanquis de los medios que dicen los que se les ordena decir, no importa lo que hayan dicho antes. No es conveniente que el pueblo se entere de estos planes la Casa Blanca que producen un daño irreparable a la credibilidad de la democracia porque esta sólo será respetada si sus resultados son del agrado del emperador. Caso contrario el error se corrige con una ayudita de los boys de la CIA y la “embajada”. Mejor que siga pensando que el imperio tiene su sede en Orlando y sus personajes más significativos son el Pato Donald y el Ratón Mickey, que la CIA es una vetusta leyenda soviética y los otros quince servicios de inteligencia de Estados Unidos productos de una alucinación colectiva que afectó irreparablemente los cerebros de Noam Chomsky, Howard Zinn, Tom Engelhardt, Michael Parenti, James Petras, Jim Cockcroft, Philip Agee y John Perkins. Que no vaya a recordar ese pueblo que en el mayor acto terrorista de la historia Estados Unidos arrojó dos bombas atómicas sobre dos ciudades indefensas cuando Japón estaba vencido y que sí recuerde, en cambio, que Washington ha “exitosamente” exportado la democracia a Irak, Libia y Ucrania y ahora está tratando de hacer lo mismo en Siria y Venezuela. En síntesis, que Estados Unidos es lo que Hollywood dice que es y que Julian Assange es el novio despechado de la hija de Donald Trump y por eso inunda al mundo con sus mentiras desde Wikileaks. Se cumple lo que hace ya un siglo había pronosticado Gilbert K. Chesterton cuya cita pusimos como epígrafe a este escrito: los medios existen para impedir que la verdad sea dicha, que la verdad sea conocida. [5]

Cinco y final. El torrente de mentiras, falsedades y ocultamientos de mis críticos me obligaría a escribir un libro para desnudar toda y cada una de sus canalladas. No lo merecen. Prefiero proseguir con mis análisis y no perder mi tiempo discutiendo una a una sus acusaciones y respondiendo a sus insultos. Pero haré una excepción en relación a una de sus más socorridas mentiras: la reiterada caracterización del líder fascista y golpista Leopoldo López cono un “preso político.” En su afán por congraciarse con el imperio y la derecha vernácula los personeros de la oligarquía mediática insisten en el tema y, aún más, endiosan a ese personaje y a otros de su calaña como si fueran heroicos combatientes por la libertad. ¿Les suena la melodía? ¡Claro! Washington la empleó varias veces en el pasado: Combatientes por la libertad fueron los “exiliados” iraquíes que atestiguaron que el gobierno de su país estaba fabricando armas de destrucción masiva, a sabiendas de que tal cosa era una flagrante mentira. Pero sus testimonios fueron decisivos para que el Congreso de EEUU aprobase la declaración de la guerra contra Irak junto a José María Aznar y Tony Blair, siniestros cómplices del engaño que todo el mundo sabía era tal. [6] Antes habían utilizado la misma virtuosa categoría para exaltar la imagen de los “contras” nicaragüenses, convirtiendo a unos brutales mercenarios en heroicos luchadores por la democracia y los derechos humanos. Volvieron a hacer lo mismo con la “oposición democrática” a Gadaffi supuestamente bombardeada por este en Bengasi, un hecho que luego se demostró absolutamente falso pues el monitoreo satelital de la zona reveló que no existió tal bombardeo. [7] Pero la mentira surtió efecto y las víctimas de ese supuesto ataque rápidamente se convirtieron en valerosos combatientes por la libertad. Lo mismo está ocurriendo hoy en Venezuela, caracterizando como “preso político” a un señor como Leopoldo López que en realidad es un político preso, y que lo está por haber sido encontrado culpable del delito de sedición. 

En Estados Unidos, por ejemplo, esto configura un crimen federal y puede llegar a ser purgado con prisión perpetua y hasta con la pena capital si es que en los incidentes promovidos por los sediciosos para alterar el orden institucional o derrocar a las autoridades constituidas se produjeran víctimas fatales. Parecida es la pena contemplada en España (recordar el caso del Teniente Coronel Antonio Tejero, en 1981) a quien en principio se lo sancionó con prisión perpetua por haber intentado un incruento golpe de estado ocupando la sede de las Cortes, reteniendo a los diputados pero sin provocar el menor destrozo dentro y fuera del recinto. La sanción a López, en cambio, fue mucho más benigna pese a los destrozos producidos y las muertes ocasionadas: 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas de prisión. Con el ánimo de reducir la crispación política en vísperas de la Asamblea Nacional Constituyente la justicia venezolana le concedió el benefició de la prisión domiciliaria. Tal como es habitual en estos casos su otorgamiento estaba regido por estrictas reglas, una de las cuales era abstenerse de hacer proselitismo político, norma que el líder golpista violó repetidamente y por eso fue devuelto a la cárcel. Lo mismo ocurre en EEUU cuando un reo sale de la cárcel bajo “parole” y viola las condiciones de la libertad condicional. Nada nuevo. 

El gobierno argentino, y otros de su mismo signo, insisten en la liberación del “preso político” Leopoldo López, mientras mantiene como prisionera política sin cargos y sin proceso, y en contra de los reclamos de Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derecho Humanos, a Milagro Salta en la prisión de Alto Comedero, en Jujuy. Sin embargo, bastó que dijera que el retorno a la cárcel de López se ajustaba a derecho y era lo que legalmente correspondía para que un tropel de críticos se abalanzaran de nueva cuenta contra mi persona, haciendo lugar inclusive a la inserción en una de esa notas de ataques soeces y agraviantes extraídos de los mensajes enviados en las redes sociales, algo que yo al menos nunca había visto antes y que expresa el grado de putrefacción moral a que han llegado las oligarquías mediáticas en la Argentina y Nuestra América. [8] ¡Dixit, et salvavi animam meam!

Notas:
[1] Afortunadamente para la paz en Venezuela los líderes de Acción Democrática manifestaron días atrás que presentarían sus candidatos a las elecciones de gobernadores y alcaldes previstas para la segunda mitad de este año, rompiendo de ese modo el chantaje al que los tenía sometidos la fracción terrorista de la oposición. Es muy probable que en los próximos días otros partidos de la oposición adopten la misma postura.
[2] Ver su “En defensa de Venezuela”, en La Jornada (México), 28 Julio 2017
[3] https://www.state.gov/secretary/remarks/2017/08/272979.htm . Fue también publicado en España por el periódico digital Público: http://www.publico.es/internacional/crisis-venezuela-secretario-eeuu-dice-estudiando-forma-derrocar-maduro.html
[4] https://red58.org/la-cia-confirma-que-est%C3%A1-trabajando-para-derrocar-a-venezuela-c485f0754487
[5] Me permito recomendar la lectura de algunos libros que permitirán comprender un poco mejor el mundo en que vivimos y el papel que en él desempeñan los medios: Pascual Serrano, Desinformación. Como los medios ocultan al mundo (Barcelona: Península, 2009) y del mismo autor, Medios Violentos: Palabras e imágenes para el odio y la guerra (Madrid: El Viejo Topo, 2008).Ver también Denis de Moraes, A batalha da mídia (Río de Janeiro, Pao e Rosas, 2009)
[6] Ver el magnífico documental “Iraq: a deadly deception” que prueba todo esto. Ir a: https://www.youtube.com/watch?v=3fNkeOZlM4U 

[8] “ Atilio Borón aplaudió los encarcelamientos de opositores en Venezuela y en Twitter le respondieron”, en https://www.clarin.com/mundo/atilio-boron-aplaudio-encarcelamientos-opositores-venezuela-twitter-respondieron_0_HkGhBMRU-.html

jueves, 3 de agosto de 2017

La Conejeada de Santos a los Acuerdos de Paz con las FARC-EP y a todo el pueblo colombiano

El presidente Juan Manuel Santos pone fechas límite a las FARC-EP para cumplir con puntos del Acuerdo de Paz pero su gobierno sigue haciendo conejo con sus compromisos.

La construcción de la infraestructura y logística asociadas a la operación de las ZVTN es solo un ejemplo para recordar. En la ZVTN de La Playa, cerca a Tumaco, Nariño, docenas de viviendas quedaron a medio terminar y no pudieron ser habitadas  por la guerrillerada durante la etapa de desmovilización que está por terminar.  Tampoco pudieron utilizarse otras tantas instalaciones destinadas a actividades educativas, culturales, etc.  A menos de 15 días de terminar las ZVTN toda esa infraestructura sigue en el mismo estado de ejecución comparado con el avance que tenían cuando se denunció el incumplimiento por parte del gobierno. Es decir, luego de más de 4 meses de que se evidenció el incumplimiento, a Santos le importó un bledo la desidia, el despilfarro y la corrupción que imperó en la contratación y ejecución de esas obras básicas.

Casas sin terminar en ZVTN La Playa, municipio de Tumaco

Ni siquiera fue removido el inepto, incompetente y corrupto Carlos Córdoba,
gerente de las zonas veredales. Las FARC, por su cuenta, han ejecutado algunas mejoras básicas para hacer habitables y utilizables algunas de esas instalaciones. 

La conejeada de Santos al Acuerdo de Paz quedó aún mas en evidencia con el incumplimiento de compromisos que son determinantes para el éxito de la implementación del acuerdo firmado con las FARC-EP en Noviembre del 2016, como lo es el punto de la amnistía para los presos políticos guerrilleros. 

Frente a la inminente culminación de las ZVTN como figura jurídica del Acuerdo, la guerrillerada concentrada en la ZVTN Ariel Aldana en la Playa, Nariño afirman categóricamente que no permitirán la extracción de las armas que reposan en contenedores de la ONU hasta tanto Santos no cumpla con la liberación de todos los guerrilleros presos.  


ZVTN Ariel Aldana, La Playa, Tumaco, Narino

No obstante el continuo saboteo por parte de Santos, las FARC han cumplido y continúan cumpliendo con sus compromisos. Siguen comprometidos con la paz (tercos con la paz, podría decirse) y continúan con sus proyectos y programas dirigidos a producir cambios mínimos en las condiciones sociales y económicas de las comunidades asentadas en el área de influencia de las ZVTN.

En La playa, por ejemplo, el comandante Romaña ha iniciado proyectos agrícolas que no sólo coadyuvan con el proceso de reincorporación a la vida productiva de los guerrilleros sino también promueven su integración con las comunidades de la zona.  Actualmente, con cultivadores de cacao y de coca, también realizan actividades de registro, organización y capacitación orientadas a constituir nuevas asociaciones de agricultores que les garanticen, como mínimo, asistencia técnica, créditos blandos y mercados a precios justos para el cacao, todo en desarrollo de puntos específicos suscritos en el Acuerdo de Paz.

Esos agricultores de cacao han sido históricamente abandonados a su suerte por el Estado. Cuentan que desde hace varios años, aun con "apoyo" estatal y constituidos en cooperativas, solo reciben $4.000 por el kilo de cacao producido, lo cual no les cubre ni siquiera los costos de cultivo.  El mínimo precio rentable, dicen, es de $8.000 por kg.  Y eso sin tener en cuenta que la producción de cacao solo empieza luego de 3 años de sembrados los árboles.  Por eso es que, afirman sin remordimientos, se han visto forzados a sembrar coca; y que lo seguirán haciendo si esta vez el gobierno también les hace conejo, pues es la única manera de subsistir.  

Santos está jugando con candela, y él lo sabe, igual no le importa. Su misión como lacayo del gobierno gringo está a punto de cumplirla. Terminadas la desmovilización, el desarme y la "seguridad" circundante en las ZVTN, no solo los líderes de las FARC-EP sino toda la guerrillerada, desarmados y ahora constituidos en partido político, quedarán a merced de los fusiles de los paramilitares y las fuerzas armadas.

Santos aceptó que los guardaespaldas de los líderes de las FARC fueran ex guerrilleros porque así sentirá menos remordimiento de que sean estos quienes caigan asesinados junto a sus líderes y no agentes del estado.  

Repitiéndose el genocidio de la UP, algunos líderes del partido de las FARC lograrán huir de nuevo a las selvas colombianas o hacia el exterior. En ese momento Santos se quitará la máscara de pretender ser un enemigo de Uribe. Juntos, siguiendo instrucciones de sus jefes en Washington, trabajaran hombro a hombro y su primera tarea será insertar en la mente de los colombianos que fueron las FARC-EP quienes incumplieron, y difundir la propaganda de que los líderes guerrilleros que logren escapar del genocidio encontraron refugio en Venezuela; y que con el apoyo del presidente Maduro se están rearmando para atacar a Colombia. Las condiciones estarán creadas para la intervención militar (invasión) gringa contra Venezuela, ejecutada desde Colombia y planeada desde el mismo inicio de las negociaciones en La Habana.


--> Quizás algún evento extraordinario interno o internacional que ocurra ya sea en Colombia o en EEUU interfiera u obligue a posponer la ejecución de un nuevo genocidio de opositores políticos de izquierda y la iniciación de una guerra con Venezuela; guerra de la que todos los colombianos seremos víctimas; a excepción, por supuesto, de las élites mafiosas y los sicarios políticos al servicio del gobierno gringo.

Buscar en este blog