viernes, 19 de octubre de 2012

Lo que las mafias políticas, oligarquías y medios serviles no quieren que los colombianos escuchen….


El mensaje de Iván Márquez durante el lanzamiento oficial de las negociaciones de paz entre el gobierno colombiano y las FARC es tan claro y contundente en toda su extensión que no requiere comentarios adicionales….escúchenlo y hagan sus propias reflexiones..


Lo que si hay que comentar es la reacción patética y tardía de los “grandes medios” nacionales, quienes, como era de esperar,  no transmitieron la alocución de Márquez.  Con la desfachatez que los caracteriza, suspendieron la transmisión de este importante evento inmediatamente luego del discurso de Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador de Santos.

Pero preocupados por  el extenso cubrimiento y  difusión internacional que tuvo el discurso de Iván Márquez, en un intento tardío por desacreditar las verdades que el representante de las FARC expuso,  hoy,  todos esos medios prepago/serviles amanecieron haciendo comentarios no solamente patéticos y ridículos como que las declaraciones de Márquez eran una conspiración contra el gobierno y un incumplimiento de lo que, según ellos, hacia parte  del acuerdo general suscrito en Cuba; sino una clara amenaza al proceso mismo de paz.  Para la gran prensa colombiana, denunciar frente a la opinión pública internacional y con lujo de detalles, la cruda realidad colombiana que ellos ocultan, constituye un acto de conspiración y una demostración  de que las FARC no tienen voluntad real de abandonar las armas.

De hecho, y para colmo de su mediocridad y cinismo, esta gran prensa pretende hacerle creer a la opinión pública que las denuncias de Márquez le dan la razón a los sectores de la sociedad y política colombiana que se oponen a las negociaciones (que en realidad es un solo sector, el cartel de las mafias políticas, militares y empresariales cuyo jefe es el narcoparamilitar Alvaro Uribe Velez). 

Pero un superficial análisis de los hechos y realidades lo que permite concluir y corroborar, con ocasión del discurso de Márquez, es que el proceso de paz representa la más terrible e inminente amenaza para esas mafias de políticos, criminales y corruptos, pues les aterroriza perder o ver reducido su poder económico, político y criminal.
     
Los que a los medios serviles no les parece cínico son las declaraciones que hacen miembros del equipo negociador (y el propio Santos y el estamento militar), como la que  hizo en Oslo Humberto de la Calle a algunos periodistas:  Dice de la Calle que esta vez  las  “FARC tienen que darle la cara a las víctimas”.

La pregunta inmediata que surge es si la misma exigencia aplicará para la estado colombiano como contraparte del conflicto.  Porque si la contraparte no es el estado colombiano, quien entonces les “dará la cara” a los más de 3 mil inocentes y humildes campesinos y habitantes de barrios marginales asesinados vilmente por el ejército de Colombia solo en los últimos 10 años (falsos positivos);  a los cientos de colombianos inocentes asesinados en las decenas de masacres;  a los familiares de los casi cinco mil miembros de la UP que fueron asesinados en los 80’s;  a los miles de desaparecidos;   a los millones de inocentes campesinos desplazados y despojados de sus parcelas, etc., etc.??

A los colombianos no se les debe olvidar que todos estos crímenes han sido y siguen siendo cometidos por las propias fuerzas del Estado, o en evidente colusión con sus fuerzas paramilitares, con la aprobación y apoyo del gobierno de los EEUU y sus multinacionales, y con la complacencia y complicidad de las mafias políticas y empresariales locales que se benefician de la guerra.



Buscar en este blog