lunes, 17 de febrero de 2014

El Pozo Séptico de los “Héroes de la Patria” – Carteles de Contratación, Falsos Positivos, Pagos Millonarios a Condenados por su Silencio…..


Si no fuera por el olor nauseabundo que emanaba del pozo séptico rebosante en las FFMM, tal vez nunca se hubiese sabido de la danza de millones que  circulaba entre las cuentas de generales, coroneles y testaferros, todo para comprar el silencio de militares ya procesados o condenados por los crímenes de lesa humanidad, eufemísticamente llamados “falsos positivos”.

Parece que la pestilencia era tolerable para los que estaban metidos en el jugoso negocio pero no para los que no estaban comiendo (para usar el lenguaje de una de las conversaciones telefónicas); y tal vez por eso, alguno de las filas se atrevió a asumir el riesgo de filtrar el saqueo a un medio de comunicación.

Pero no nos engañemos. Juan Manuel Santos, como MinDefensa de Uribe, es a los falsos positivos como el ministro de defensa Pinzón lo es al montaje de actos terroristas, al espionaje indiscriminado y al pozo séptico que acaba de rebozarse en las FFMM. Y por esa misma indisoluble correlación es que el engominado ministro Pinzón seguirá inamovible y todo lo taparan nuevamente. Las primeras “medidas” anunciadas en la rueda de prensa de esta mañana son un insulto para los colombianos, por decir lo menos. Entre otras medidas chimbas, ha anunciado que ha llamado a calificar servicios al coronel González! Si, el mismo que aparece en las conversaciones con el comandante del ejercito negociando contratos. El mismo que hace tres años fue condenado por participación directa en los falsos positivos.  Un criminal, asesino, condenado hace tres anos! Y el ministro Pinzón, anuncia que como resultado de las primeras “exhaustivas investigaciones”, el coronel González será llamado a calificar servicios.  Para el ministro, los viles asesinatos de civiles inocentes por los que esta condenado el coronel Gonzalez hace tres años, no fueron suficientes para llamarlo a calificar servicios.
Ya verán que si en algún momento, para calmar la galería, también deciden remover a algunos generales implicados, inmediatamente los nombraran en altos cargos diplomáticos (si es que los países anfitriones los aceptan) o dentro del alto gobierno (recuerden que ya hay uno como delegado en el proceso de paz en La Habana).

La impunidad que rodea todo lo que huela a los falsos positivos, demuestra que Santos estaba totalmente enterado de la planeación y ejecución de estos crímenes de lesa humanidad, los cuales, se dispararon  cuando él era ministro de defensa de Uribe. Y por supuesto, todos los funcionarios y altos mandos militares que reportaban a Santos también sabían absolutamente todo,.....generales, coroneles, mayores;....en resumen, toda la cúpula y oficiales de rango medio del ejercito están comprometidos hasta los tuétanos en la comisión de estos abominables crímenes.

Una pregunta es a su vez la respuesta que confirma la anterior hipótesis: ¿Por qué solamente solados, suboficiales y algunos pocos oficiales de rango medio han sido (o están siendo) procesados por estos horrendos crímenes?

La respuesta es imple. Todo lo que el gobierno de Uribe y ahora el de Santos le han vendido a la opinión publica no es mas que un “arreglo”. Si no es así, por qué no hay ningún general procesado por esos crímenes.

El arreglo consistió en que debían sacrificar a algunos coroneles (y a otros oficiales de menor rango), a quienes a cambio de poner a disposición ante una justicia de bolsillo les prometieron todos los beneficios posibles durante el tiempo que deberían permanecer aparentemente privados de sus libertad, luego de ser supuestamente condenados. De entrada, entre estos beneficios se incluyeron, acondicionarles resorts dentro de las instalaciones militares, permitirles que sigan disfrutando de todos (de hecho, muchos mas) los privilegios que tienen en el ejercito (casinos, carros oficiales, vacaciones).
Pero estos beneficios no eran suficientes para convencerlos de que entregaran sus cabezas; y obviamente, tampoco para garantizar que no delataran a sus superiores, incluyendo al ministro de defensa de entonces, el presidente actual Juan Manuel Santos. Así que tenían que darles beneficios mucho mas atractivos, los cuales era imposible que rechazaran: 1) que podían salir de sus resorts cuando se les diera la gana, irse de vacaciones, alternar su supuesta condena entre sus casas, los casinos del ejercito y los resorts (o los llamados Centros de Reclusión Militar - CRM); y el aun más atractivo, 2) volverlos billonarios mediante la adjudicación, a través de testaferros, de prácticamente todos los contratos de suministro de bienes y servicios que manejan las FFMM y que nadie controla.

Pero para que el arreglo se concretara tenían que contar con la participación de un actor muy importante, la Fiscalía General de la Nación. La instancia judicial que solo ahora anuncia que investigará las denuncias del carrusel de contratación en el ejercito, no importa que las interceptaciones que obtuvo la Revista Semana fueron filtradas desde la misma fiscalía y que eran parte de otra investigaciones. Lo cual demuestra lo selectivos que son a la hora de investigar. Si mientras adelantan una investigación se enteran de otras cositas que implican a sus protegidos (o a sus jefes), se hacen los "huevones" (para usar el lenguaje del general Borrero cuando conversa con el coronel Gonzalez).





Hay que quitarse las vendas, todos los procesos y supuestas condenas por los falsos positivos son una farsa. O acaso es creíble que la fiscalía y los órganos de administración y control carcelaria no sabían que militares condenados como el coronel Gózales, hacen lo que se les da la gana mientras pagan sus supuestas condenas?

Ahora bien, al arreglo le agregaron un componente jurídico aun mas importante. Uno que les garantizará una pronta “recuperación” de la libertad y el perdón de las condenas que en el papel están cumpliendo. En ultimas, el nuevo arreglo jurídico les otorgaría una amnistía definitiva a los crímenes de lesa humanidad, del cual por supuesto se beneficiarán también los generales, pues su responsabilidad en los crímenes de lesa humanidad nunca ni siquiera será mencionada. Es entonces cuando aparece el proyecto de Justicia Transicional.

Al pueblo colombiano y a la opinión internacional le vendieron el cuento de que el proyecto de justicia transicional será el elemento fundamental de los acuerdos de paz que se firmen en La Habana. Nada mas falso. La justicia transicional la concibieron, la diseñaron y la implementaran pero para dejar en la impunidad los genocidios y crímenes de lesa humanidad cometidos por los militares.

De hecho, el proceso de paz es solo una pantomima para justificar la aprobación del proyecto de justicia transicional. El plan inicial era la reforma al fuero militar, pues con el nuevo fuero asegurarían que aun los casos con condenas fueran revisados por la justicia penal militar, instancia en la que por supuesto, los implicados quedarían absueltos. No les funcionó y por eso el impulso que el gobierno le esta dando ahora a las negociaciones en La Habana. Una vez se firmen acuerdos sobre los puntos de la agenda, y si las FARC caen en la trampa, la justicia transicional inmediatamente entrará en vigencia; y antes que los negociadores y demás comandantes de las FARC, los primeros beneficiarios serán los militares implicados en la comisión de los crímenes, ya sean como autores intelectuales, determinadores o ejecutores.

Es claro que el silencio de los oficiales hasta ahora sacrificados no lo aseguraban solamente con volverlos billonarios y con las prebendas y privilegios antes mencionados. Tenían que ofrecerles limpiarles el nombre lo antes posible. Y es a ese compromiso que han estado ligados los proyectos de reforma al fuero militar, la aprobación de fondos especiales para su defensa; y obviamente la estrategia mas efectiva, la garantía de impunidad total a través de los beneficios de la justicia transicional.

Difícil saber si a estas alturas los negociadores de las FARC se habrán dado cuenta de que Santos los ha estado usando para limpiar el nombre de las FFMM. No hay duda que el proceso de paz es una farsa. De ahí que Santos haya descartado de tajo cualquier discusión sobre reformas a la institucionalidad militar. El único propósito de Santos y sus patrones militares es usar el proceso de paz como pretexto para hacer aprobar la justicia transicional y así amnistiar a los asesinos del ejercito.

Colombia ha estado por décadas y sigue en manos de los militares, más exactamente, de los militares gringos. Para el gobierno de EEUU es más importante tener controlado al estamento militar que a los políticos. Ellos saben que si mantienen a los militares de sus países clientes como “aliados” (léase, como sirvientes), aseguran el control político y económico del país. Eso explica porque prácticamente el mayor porcentaje de los miles millones de dólares que reparten entre los llamados “países aliados” empaquetados como “ayuda”, tiene como destino el fortalecimiento de las fuerzas militares en todos los aspectos: compra de armamento pesado y tecnología, entrenamientos conjuntos, adquisición de aviones, etc.  El caso de Colombia no es único. La práctica de compra de militares corruptos es vieja y se repite en uno y otro país. En Egipto, en Etiopia, en Pakistán, en Afganistán,…para solo mencionar los ejemplos mas relevantes de los últimos tiempos. Y en todos estos países, la misma tragedia: guerra, violencia, abusos de derechos humanos, atroces crímenes de estado, persecución a opositores políticos, desplazamientos,....miseria. Les suena familiar?

Los gringos saben que buena parte de los miles de millones de dólares de sus “ayudas” termina en los bolsillos de los generales y altos oficiales locales. De hecho, los mismos gringos lo permiten porque saben que alimentando la codicia de los generales, garantizándoles el ascenso en sus carreras y volviéndolos billonarios, aseguran su lealtad y su firme compromiso para que los “acuerdos de cooperación” para la guerra se perpetúen (Plan Colombia). A los gringos, la compra de la lealtad servil de los generales, les alcanza hasta para permitirles que cometan los delitos mas atroces; de hecho, los entrenan para que cometan sistematicamente esos delitos.


Si las FARC caen finalmente en la trampa y firman un acuerdo con Santos, tal vez eso sea lo único que en principio, les cumplan. En principio, porque como las mafias políticas, militares y paramilitares no serán desmontadas, una vez reinsertados empezará el asesinato selectivo y luego masivo, tal como sucedió con el magnicidio de la UP. A los comandantes de las FARC que estén pagando los 8 años que establece la justicia transicional los acusarán de seguir vinculados en el negocio del narcotráfico, y hasta de atentados terroristas (montados por el mismo ejercito, obviamente), y terminarán en una cárcel de EEUU acusados de terrorismo y narcotráfico.

Y todo habrá salido según planes. Las FFMM aun mas fortalecidas, los pocos guerrilleros que no sean asesinados escaparán nuevamente  a las selvas del país como única opción para proteger sus vidas, y a re organizarse para continuar la guerra.........La guerra que el gobierno gringo y sus títeres militares están interesados en perpetuar. Un país en paz y con justicia social no les permitirá seguir con la danza de los billones.

Tal vez haya una ultima y única salida para salvar al país. La recuperación del país tal vez empiece con la derrota del narcouribismo/santismo en las elecciones de Marzo y Mayo. Y para lograrlo la única posibilidad es que las fuerzas políticas que se dicen de izquierda se presenten unidas a las elecciones de congreso y presidente. Solo con mayorías en el congreso y ganando la presidencia, tal vez haya un futuro mejor para Colombia.  

Buscar en este blog