miércoles, 5 de febrero de 2014

Las explicaciones a las chuzadas de la era Santos….Todos mienten, mienten……

Como era de esperar el gobierno de Santos ha salido nuevamente con un puñado de burdas mentiras en su intento de explicar el espionaje que el heroico ejército de Colombia venía realizando en contra de sus propios delegados en las negociaciones de paz en La Habana y de figuras políticas de partidos de oposición.

Como de costumbre, luego de que  la investigación de la revista Semana se hiciera pública, el presidente Santos, su ministro de defensa y altos mandos militares y de policía se reunieron para maquinar como responder a la opinión pública nacional e internacional.

Las respuestas no podían ser más patéticas e inverosímiles. Ni el comandante del ejército, ni el mindefensa, ni el presidente tenían conocimiento del espionaje que se adelantaba en la casa fachada montada para el efecto fuera de las instalaciones militares.  Con la incondicional ayuda de los medios prepago serviles al régimen, la explicación que pretenden venderle a la opinión pública es el típico refrito de que los responsables son manzanas podridas, mercenarios privados, microempresas de inteligencia, bla, bla, bla……por supuesto, según ellos, todos actuando por fuera de la institucionalidad militar y la legalidad.

Pero la explicación es tan burda que se les paso por alto el hecho de que, adicional a que la Revista Semana venia adelantando la investigación desde hacía varios meses, la Fiscalía General había allanado la casa fachada una semana antes de la publicación, allanamiento que supuestamente incluyó decomiso de computadores.

¿Si no estaban enterados de las operaciones clandestinas que funcionaban en la casa fachada, cómo tragarse el sapo de que ni el presidente, ni el ministro de defensa, ni el comandante del ejército fueron informados del allanamiento de la Fiscalía?

Peor aún,… ¿cómo tragarse el sapo aún más grande, cuando solo luego de la publicación de la Revista Semana, todos al unísono salen a declarar en los medios que no tenían ni idea de las denuncias periodísticas?

La respuesta a las preguntas anteriores es simple y llana. Todos estaban enterados de todo. Todos mienten, mienten…..y todos seguirán mintiendo, incluyendo la fiscalía. El allanamiento de la fiscalía también es parte del montaje para limpiar el pozo séptico que existe en el ejercito y en su mal llamada inteligencia militar. Si no es así por qué el allanamiento justo una semana en anticipación de la publicación?.

Ya verán con que chorro de babas sale la fiscalía  luego de las “exhaustivas” investigaciones y revisión de los computadores supuestamente decomisados (si es que realmente son los computadores y equipos que habían en la casa fachada).

Dirán que no encontraron evidencia de que los delegados del gobierno en La Habana estaban siendo chuzados, pero que si encontraron archivos y pruebas de actividades de inteligencia “legales” en contra de “terroristas” y otros organizaciones y personas al margen de la ley; y todas estas acciones criminales quedarán tapadas, incluyendo la participación de las agencias gringas CIA, NSA y de militares que son los que realmente montan, operan y controlan las actividades y operaciones militares en Colombia, incluyendo el espionaje.

No les parece sospechosas las ambiguas, contradictorias y burdas respuestas del comandante del ejército dadas a algunos medios de comunicación, cuando afirma que el montaje de casas fachada para adelantar actividades de inteligencia es algo normal; y luego de vacilar por largo tiempo, a la pregunta de si sabía del allanamiento de la fiscalía, su respuesta es que solo se enteró un día antes de la publicación de las denuncias?

No les parece sospechoso que con tantas bases militares, bunkers, instalaciones y edificios que tiene el ejército y la policía en Bogotá, tengan que montar una casa fachada en el barrio Galerias para adelantar  las “actividades licitas de inteligencia”?

No les parece sospechoso que el mindefensa  y altos mandos militares sigan inamovibles? 

No les parece sospechosa la voltereta de Santos al día siguiente de su primera declaracion, al pasar de escandalizarse y hablar  fuerzas oscuras, a calificar el ejercicio de las actividades de espionaje que se adelantaban en la casa fachada del barrio Galerias como "totalmente licitas"? 

Y no les parece aun mas sospechoso, como lo dice el columnista de El Espectador, Lisandro Duque Naranjo, que los chuzados delegados de Santos en La Habana no hayan abierto la boca, al menos manifestándose sorprendidos de ser objetivos del espionaje? 

Buscar en este blog