martes, 15 de marzo de 2011

Memorial de descargos del país sano en contra del hombre más probo y limpio de Colombia



En una reciente aparición en público, el presidente Santos no ahorró elogios y manifestaciones de respaldo incondicional para con el ex presidente Uribe. Refiriéndose a los recientes pozos sépticos de corrupción que su propio gobierno ha destapado en entidades del orden nacional como la Dirección Nacional de Estupefacientes, el INPEC, Superintendencia de Notariado, Incoder, Fondelibertad, INCO, ETESA, etc…, en tono pendenciero Santos declaro que para él Uribe es un “hombre limpio, probo, comprometido en la lucha contra la corrupción…” y que por eso se siente orgulloso de haber hecho parte de su gobierno y que por eso también cuidara su legado.

A Santos parece no importarle que todas las actividades corruptas que se han destapado en su administración ocurrieron bajo la mirada tolerante y cómplice de Uribe, y que cuando en su momento,  no solo esas actividades corruptas sino actos criminales, fueron denunciados el ex presidente Uribe salía inmediatamente y cual perro rabioso a defender a los funcionarios involucrados, llegando incluso a premiarlos con cargos diplomáticos para ponerlos fuera del alcance de la justicia.

Santos, en lo personal tiene todo el derecho de pensar lo que quiera de Uribe; y aun como presidente, darle todo el respaldo político que desee, como quiera que ser ahora el presidente se lo debe a él; pero afirmar publica y descaradamente que Uribe es un hombre limpio y probo, es un insulto a las cientos de miles de víctimas de todas las acciones ilegales y políticas criminales que fueron el denominador común durante el gobierno de Uribe.

Acciones y políticas criminales ampliamente conocidas, incluso en el ámbito internacional, y que han sido plenamente probadas y debidamente documentadas; un sinnúmero de ellas con condenados y muchas otras con procesos penales en curso.

Como puede Santos considerar como un hombre probo, limpio y comprometido en la lucha contra la corrupción a un presidente bajo cuya larga administración (8 años):
  • Se asesinaron vilmente a más de 3000 humildes colombianos que no tenían nada que ver con el conflicto interno que vive el país;
  • Se desplazaron violentamente más de 2 millones de humildes campesinos para usurpar sus tierras y entregárselas a terratenientes que financiaron sus dos campañas a la presidencia, incluyendo la campana del referendo para la tercera reelección;
  • Defendió, desafiando incluso la acción de la justicia, a asesinos como Salvador Arana, a quien premio con la embajada de Chile; aun a pesar de que para la fecha del nombramiento ya había serias denuncias y evidencias sobre sus crímenes y asociación con grupos paramilitares;
  • Defendió, también desafiando la acción de la justicia, a criminales como Jorge Noguera, de quien dijo era un buen muchacho que merecía toda su confianza, y a quien nombró en un cargo diplomático en Europa; el mismo que hoy enfrenta serias e incuestionables denuncias penales por trabajar en asocio con los paramilitares como director del DAS;
  • Se asesinaron cientos de líderes sindicales, periodistas, profesores, defensores de derechos humanos, y humildes líderes comunitarios cuyo único crimen era defender los derechos de desplazados;
  • Se persiguió sin orden judicial y sin otro motivo que para neutralizarlos como opositores o frenar investigaciones penales, a formadores de opinión, a muchos miembros de partidos políticos distintos del uribismo, a jueces de la republica, a magistrados de la CSJ, a periodistas independientes, a miembros del clero, a defensores de derechos humanos, y hasta a organizaciones internacionales;
  • Se despilfarraron billones de billones de pesos en programas de gobierno que solo tenían como objetivo mantener en permanente campana al presidente, y que por lo mismo no tuvieron ningún impacto en el mejoramiento de las condiciones de vida del 50% de colombianos que viven en la pobreza;
  • Se despilfarraron y repartieron billones de billones de pesos en contratos de infraestructura adjudicados a amigos y financiadores de las dos campañas presidenciales y referendos reeleccionistas;
  • Se utilizaron bienes incautados a narcotraficantes para que amigos del gobierno los usufructuaran en pago por favores políticos, en lugar de haberlos utilizado para generar rentas y financiar programas sociales;
  • Se engaño a la nación y a la comunidad internacional entera con falsas desmovilizaciones de paramilitares y miembros de la guerrilla, y con shows de rescate de secuestrados;
  • Se engaño a la nación entera con el acuerdo de las bases militares gringas producto de negociaciones a puerta cerrada, a espaldas incluso del congreso de la republica;
Y podíamos seguir llenado páginas y mas paginas para demostrarle al presidente Santos que todas estas acciones ilegales y criminales no fueron la excepción, y que por lo mismo, es un insulto a la inteligencia de la humanidad absolver de tajo a Uribe; y peor aún, decir públicamente que es un hombre limpio y probo.

El breve listado anterior lo que dice de Uribe es todo lo contrario. A Uribe ni siquiera se lo puede considerar un ser humano, menos un hombre…….lo que se puede decir sin temor a equivocarse es que es un ser humano pero genéticamente alterado, de ahí su mente enferma, sus actitudes y acciones de criminal, cínico, farsante,….El presidente más dañino y destructor que ha tenido el país en toda su historia.


Adenda March 18 - 2011


Produce convulsiones confirmar como el grado de descomposicion social y moral, de aturdimiento/aletargamiento mental y de retroceso intelectual al que han llegado la mayoria de colombianos ha hecho que mafiosos, delincuentes y charlatanes como Uribe y Jose Obdulio sean considerados lideres, formadores de opinion, defensores de la moral...

Buscar en este blog