lunes, 29 de noviembre de 2010

La salud mental de los colombianos y el servilismo/lamboneria hacia Uribe

Muchos analistas sociales y políticos del país han tratado de explicar las cifras del inmenso favoritismo de Uribe durante su gobierno. La explicación se torna más difícil, considerando que después de haber dejado la presidencia, millones de colombianos aun siguen defendiéndolo y venerándolo a pesar de las evidencias que lo comprometen directa e indirectamente en un sinnúmero de actuaciones criminales y violaciones de la constitución nacional.

Pero la explicación es más simple de lo que parecía. El más reciente estudio sobre la salud mental de los colombianos (que paso desapercibido para la mayoría de los colombianos), elaborado por el Estudio Nacional de Salud Mental, concluye que el 40% de los colombianos padece algún tipo de trastorno mental. Aunque el porcentaje de trastornados mentales es todavía inferior al casi 80% de favoritismo con que salio Uribe, hay otros factores asociados a las encuestas y a características de otros grupos poblacionales que ayudan a explicar la cifra total de su favoritismo.

En primer termino, hay que agregar un porcentaje mínimo del 30%  asociado a la manipulación de las encuestas, resultado de la imparcialidad de las firmas que las llevan a cabo, pues es evidente el conflicto de intereses entre estas firmas y las organizaciones políticas/económicas que las contratan.

En segundo termino, y si tomamos como referencia la cifra que casi todas las encuestas divulgaban (y aun lo hacen), el restante 10% de favoritismo es holgadamente cubierto por los decenas de miles de narcoparamilitares y sus familiares; por los miles de funcionarios públicos que hicieron parte del gobierno de Uribe (que junto con sus “familiares agradecidos” representan cientos de miles); por los mas de 2.5 millones de “beneficiarios del chequecito” que recibían del programa familias en acción; y por supuesto por los miles de empleados en el sector privado quienes para garantizar sus empleos, ya sea en las empresas industriales, agroindustriales, comerciales y/o financieras que se beneficiaron del gobierno de Uribe, fueron presionados para que voten y apoyen las causas parauribista y post parauribista.   

No de otra manera se puede explicar que incluso ahora hayan tantos colombianos que fervorosa y fanáticamente continúen defendiendo al paraco Uribe, a pesar de que siga destruyendo e insultando al país y cometiendo los actos ilegales mas evidentes. La gestión ante el gobierno de Panamá para el asilo de su subalterna en el DAS María del Pilar Hurtado es solo una de las tantas evidencias de lo crónica que es la idiotez nacional.

Y es que para cualquier persona no perteneciente a los grupos poblacionales antes mencionados y medianamente informada, es fácil deducir que “ayudar” a asilarse a alguien que esta siendo investigada en el país por actos criminales constituye también un delito, para no mencionar el agravante de que el mismo Uribe esta directamente vinculado con la investigación penal que se adelanta en contra de su “protegida” Hurtado.

El estudio también concluye que el estado colombiano poco o nada ha hecho o esta haciendo en respuesta a este inmenso problema de salud publica. Conclusión que no es para sorprenderse pues en un estado fallido, corrupto y narcotizado como el colombiano, lo que menos interesa es que los idiotas se curen. Por el contrario, el sostenimiento del secuestro del estado por parte de la clase política, parapolitica y elites económicas requiere que haya más idiotas, pues así les es más fácil seguir engañando y oprimiendo a la población, manipulando las elecciones y manteniendo sus privilegios.


Si aun no se convencen que mas la mitad de colombianos  que apoyan al paraco Uribe tienen transtornos mentales miren el siguiente video y expliquenme como una idiota, patetica y mediocre actriz puede ser congresista, y refutenme la tesis de que homenajes ramplones como el del video no ocurren y son noticia sino en un pais de idiotas. 
  

Buscar en este blog