domingo, 12 de diciembre de 2010

Wikileaks: la rendición de cuentas del gobierno de Uribe ante el embajador gringo con ocasión del escándalo DAS

Iniciamos la divulgación completa de algunos de los mas relevantes cables diplomáticos del gobierno de Estados Unidos, de los que no hablan los medios prepago colombianos, o los minimizan, manipulan, traducen erróneamente, o reproducen solo apartes y fuera de contexto….
Uno de los cables secretos sobre Colombia recoge las conversaciones entre el embajador gringo y el ex vicepresidente Santos en las cuales discuten las interceptaciones del DAS. En este como en todos los demás cables hasta ahora publicados sobre Colombia el denominador común es ese servilismo rastrero del gobierno colombiano para con los diplomáticos y enviados especiales gringos; servilismo que en cierta forma les ahorra a los gringos los esfuerzos de averiguación sobre lo que ocurre al interior de los círculos mas íntimos de su gobierno cliente, pues la mayor parte de la historia la escuchan de primera voz de funcionarios colombianos de primer nivel que cual agentes del estado gringo, mas que del colombiano, acuden a la embajada gringa a rendir cuentas y pedir instrucciones sobre que hacer sobre uno u otro tema que les parezca sensible a los intereses del imperio o ponga en riesgo la “protección” que este le da al estado colombiano. Hay que anotar sin embargo que eso no les impide a los gringos investigar y confirmar lo que oyen de sus súbditos, pues ellos saben que el colombiano por naturaleza, y sobre todo el funcionario publico, tienen la tendencia de responder a acusaciones, cuestionamientos o criticas, no con argumentos sino con mentiras o descalificando y desacreditando a quienes los cuestionan.
Uno de las reuniones mas patéticas en las que lo anterior salta a la vista es la que reproducimos/traducimos a continuación. En esta reunión el servilismo rastrero de Francisco Santos lo lleva a decir estupideces como la de que dentro de las opciones de ayuda internacional que Uribe estaba considerando para que asesoren al gobierno con la investigación y reformas del DAS estaba invitar a los gobiernos de Rusia y Cuba, frente a cuyo planteamiento, el embajador no pudo disimular su sorpresa y apenas frunció los labios al oír semejante estupidez!!
Lean el cable y saquen sus propias conclusiones…..insertaremos entre paréntesis nuestros propios comentarios a algunos de los planteamientos y respuestas sorprendentes de la contraparte colombiana.
Referencia ID: 09BOGOTA2963
Fecha de creación: Septiembre 16, 2009 a las 15:03
Clasificación: Secreta
Tema: Embajador de US y VP Santos discuten los escándalos del DAS
Lugar: Embajada de Estados Unidos
Fecha: Septiembre 15, 2009
El embajador inicia la reunión expresándole al Vicepresidente Santos que  el gobierno de los Estados Unidos esta muy preocupado por los continuos escándalos y filtraciones del DAS, actividades que son consideradas ilícitas y criminales. El gobierno de Colombia, dice el embajador, ha sido incapaz de afrontar públicamente los escándalos. El embajador expresa que el gobierno de Estados Unidos esta muy cerca de romper todas las relaciones con el DAS, y le informa al vicepresidente Santos que el mismo ha pedido a las agencias judiciales y de inteligencia de la embajada que alisten la transferencia del apoyo y cooperación a otras entidades del gobierno colombiano. El embajador hace énfasis en la necesidad de investigar el escándalo totalmente y en forma transparente, y hacer publica la investigación y los planes de restructuración.
Santos responde que el entiende que la situación es gravísima y que quiere saber quien esta detrás de los “ataques” (comentario # 1: Santos de entrada plantea que los escándalos del DAS son un ataque al gobierno).
Continúa Santos diciendo que el también ha llegado a las mismas conclusiones del Embajador y que considera que los comentarios hechos por el vocero del Departamento de Estado fueron fuertes. Dice que el gobierno de Colombia quiere hacer justicia y adelantara investigaciones exhaustivas, y que cualquier escándalo adicional probablemente forzaría a que el gobierno cierre el DAS (cierre del DAS tendría que ser aprobado por el congreso). Santos se refirió a los problemas del DAS como una clara victoria para los criminales porque las operaciones del DAS están suspendidas y los equipos de interceptación bajo llave. Anoto que el DAS ha tenido una serie de problemas de corrupción y escándalos de interceptaciones a lo largo de las décadas pasadas pero aseguro al Embajador que ninguna otra interceptación ilegal, ordenada oficialmente, había ocurrido desde que el anterior director del DAS, Jorge Noguera, había sido despedido en 2007 (Comentario # 2: si Santos se atrevió a mentirle a sus amos, imagínense que podría esperar la opinión nacional. Claro que difícil creer que los gringos que todo lo monitorean le iban a creer tamaña sarta de mentiras).
Santos expreso repetidamente  que el sentía que una fuerza  externa o interna anti uribista, que bien podían ser el presidente de Venezuela Hugo Chávez, las FARC, narcotraficantes, el gobierno de Cuba, empleados corruptos del DAS o los partidos de oposición, los que estaban detrás de los ataques contra el DAS (Comentario # 3: ya la prensa nacional había divulgado ampliamente las criminales actuaciones del DAS asi que es dificil entender que el payaso de Santos pretendiera hacerle creer a su patrón que el DAS y el gobierno eran las victimas). Santos continúo expresando que “esa fuerza muy oscura”  sabe que puede usar al gobierno de los Estados Unidos y su congreso como mecanismo de presión, y que temía que la inteligencia de la policía podía ser el siguiente objetivo de esos ataques. Santos pidió que el gobierno americano ayudara con la identificación de los responsables (comentario # 4: no es especulación imaginar lo que debió pensar el embajador al escuchar tremenda sarta de mentiras y estupideces, conociendo ellos como ningún otro la realidad de los actos criminales que venia cometiendo el DAS)
Sobre el tema de la restructuración el entonces director Felipe Munoz le describió al embajador los planes para reestructurar el DAS, los cuales incluyen la transferencia de las funciones judiciales a otras entidades del gobierno y recortes de personal dentro de los siguientes 60 días (comentario # 5: cosa que por supuesto no ocurrió!! Ni aun ha ocurrido). Santos intervino (lo interrumpió) para darle instrucciones a Munoz de que acelere el proceso e hiciera todo lo que sea posible dentro de la siguiente semana (comentario # 6: típico de funcionario mediocre, arrodillado, arrastrado (como Uribe cuando en los consejos comunales daba ordenes y regañaba a sus sirvientes ministros) haciendo el ridículo ante sus interlocutores pretendiendo demostrar su autoridad con sus subalternos y su capacidad (incapacidad) de compromiso, buscando impresionar mediaticamente al embajador). La fiscalía general debe participar en la transferencia de cerca de 100 casos, aunque algunos debían permanecer en el DAS por razones de legales y de proceso Munoz expreso que trabajara con los fiscales y las agencias del gobierno de Estados Unidos para trasladar inmediatamente el máximo numero de casos posible. Munoz dijo además que los casos pueden ser transferidos al CTI de la fiscalía como medida temporal.
El Embajador expreso que mejor que el gobierno de Colombia tenga un Plan B porque si otro escándalo explota, el plan B de Estados Unidos seria terminar inmediatamente toda vinculación con el DAS. 
Santos, tomando en cuenta los consejos (advertencia) del embajador, respondió que el gobierno de Colombia anunciaría el 21 de Septiembre que pediría que un organismo internacional (por ejemplo, la INTERPOL o la OEA) realice una investigación profunda sobre los escándalos del DAS. Santos veía incluso con entusiasmo que el FBI se involucre en la investigación, pero el embajador le advierto que cualquier participación del gobierno de los Estados Unidos tendría que darse bajo la sombrilla de un organismo internacional y que aun así lo dudarían en participar (comentario # 7: otra salida en falso  del payaso Santos. Pretendiendo agradar y aparecer sumiso y obediente con el embajador, propone cosas que el mismo embajador tiene que hacerle caer en cuenta de las estupideces que esta diciendo). El embajador expresa enfáticamente que la investigación debe ser abierta y transparente.
Santos le responde que el gobierno de Colombia buscara ayuda de varios expertos de inteligencia por fuera del DAS (bien sea de otros países o quizás colombianos pero ya retirados) para que se incorporen dentro el DAS y elaboren un mapa de ruta para la restructuración de la oficina de inteligencia del DAS. Santos se inclinaba inicialmente por la CIA o la Scotland Yard, pero no estaba seguro si esas organizaciones aceptarían hacerlo públicamente (comentario # 8: Santos parece no darse aun en cuenta de las estupideces que sigue diciendo). El embajador se muestra muy escéptico sobre la participación del gobierno americano.
Finalmente, continua Santos, el gobierno de Colombia consideraría que un dignatario independiente extranjero y respetado (como un exjefe de estado) lidere la investigación y los planes de reorganización del DAS. Santos estaba considerando tanto opciones a nivel regional como global, las cuales aun tenia que discutirlas con el presidente Uribe (Comentario # 9: no es especulación asumir que Uribe le encargo a Santos el chicharrón de liderar las investigaciones y proponer medidas para hacer frente al escándalo creado por el mismo; y así mostrar que le estaba dando tratamiento del mas alto nivel; aunque el payaso Santos parecía no tener ni idea de que lo estaban utilizando, hasta el extremo de enviarlo a la embajada gringa a que haga el ridículo planteando las medidas mas absurdas). Santos continúa y expresa que entre los países y personas que se habían considerado en una primera discusión de ideas estaban: Ricardo Lagos de Chile, Vicente Fox de Méjico, Fernando Enrique Cardoso de Brasil, Australia, India, e incluso Rusia o Cuba (comentario # 10: ante tamaña metida de pata frente al embajador y sus asistentes y en su propio territorio, la secretaria de la embajada que estaba tomando notas no pudo evitar dejar registrada la expresión de sorpresa e incredulidad del embajador). Nota de la asistente del embajador: “El embajador apretó fuertemente sus labios al escuchar las menciones de Rusia y Cuba” 
Santos expreso seguidamente que el presidente Uribe no tenia total comprensión de la profundidad de la crisis y  por lo tanto recomendó que fuera el embajador quien le expresara directamente la gravedad de la situación y le sugiriera ideas para salir adelante. El embajador estuvo de acuerdo en programar esa conversación con Uribe a la primera oportunidad (comentario # 11: según Santos, el único que podía hacerle ver la gravedad de la crisis a Uribe era el embajador gringo. Se pregunta uno si eso mismo le habrá pedido al embajador de Sur Africa, o al de China, por mencionar solo dos representaciones diplomáticas en el país)
Con respecto al tema de la interceptación de la conversación entre un magistrado de la corte y un oficial de la embajada, Santos y Munoz manifestaron que la investigación del gobierno mostraba que la grabación fue hecha por alguien de afuera. Los dos aseguraron al embajador que equipos del DAS (tanto fijos como móviles) no podrían haber sido usados, y que un experto en interceptaciones de Rusia había estudiado el asunto y llegado a la misma conclusión. Santos dijo que la grabación pudo haber sido hecha por cualquiera, incluso por un empleado inconforme del DAS. El embajador comento que la investigación de la embajada también había concluido que probablemente equipos del DAS no fueron usados.
La reunión culmino con la discusión sobre el riesgo de futuros escándalos que se preveían saldrían a la luz publica en un medio de comunicación.
La revista Semana había recibido otro documento, aunque todavía no lo había publicado, sobre el apoyo de los servicios de inteligencia de Estados Unidos brindados al DAS y sobre las relaciones de Ecuador con las FARC. Al respecto Santos expreso que el canciller Bermúdez ya había hablado con el canciller ecuatoriano en caso de que la historia saliera a la luz publica. Aunque el gobierno de Colombia le había pedido a Semana no publicar la historia por razones de seguridad, Santos pensaba que esta iba a ser publicada de todas maneras. Munoz anoto que el empleado que filtro la información estaba siendo sometido a la prueba del polígrafo y que probablemente seria judicializado rápidamente. El embajador señaló que lo mas probable es que el personalmente  tendría nuevamente que responder las preguntas difíciles de los medios de comunicación.
Comentario final del embajador a la minuta la reunión (no es anotación hecha durante la reunión sino su conclusión personal en el informe al Departamento de Estado):
El propio Santos expreso que el DAS estaba en su agonía de muerte. El puede estar en lo cierto. El precio de restaurar la credibilidad publica puede ser mas alto que lo que el gobierno colombiano esta dispuesto a pagar. Brownfield


Nota: El servilismo rastrero de los colombianos parce no tener limites.....en la ultima encuesta de Gallup el presidente Obama tiene mas favoritismo entre los colombianos que entre los gringos.

Buscar en este blog