martes, 27 de agosto de 2013

Starbucks: Bienvenida a la Colombia Justa, Moderna y Prospera de Juan Manuel Santos

Foto: Jason Hargrove on Flickr

En tiempos de crisis general y de devastación de la agricultura colombiana, la llegada de la multinacional Starbucks al país no podía ser más oportuna. El gremio cafetero sin superar aun la crisis que ha llevado al país a importar café (no solo para consumo interno sino para completar las cuotas de exportación), tendrá ahora que enfrentar a un nuevo enemigo: una multinacional con una historia extensa de acciones criminales en contra de los caficultores locales, a quienes, en alianza con los gobiernos corruptos del país anfitrión, despoja de sus tierras, desplaza de sus actividades agropecuarias, y los vuelve jornaleros de sus fincas cafeteras y agroindustrias asociadas.

Esto sumado a las acciones corruptas en contra de las pequeñas cafeterías locales a cuyos propietarios los saca del negocio mediante la millonaria publicidad/propaganda dirigida a atraer incautos y arribistas idiotas que se creen gringos, a que se vuelvan fieles clientes de sus cafeterías; y también mediante la millonaria inversión en la construccion y decoracion de sus tiendas, diseñadas para crear un ambiente artificial de modernidad, de lugar de encuentro, de hacer amigos,…….. todo por supuesto con el sello internacional de la marca y de la “cultura” consumista gringa.

La llegada a Colombia estaba de hecho retrasada. Ya desde mediados de 2012 se hablaba incluso de que esta multinacional llegaría al país a “enseñar” a los cafeteros colombianos a ser más eficientes y productivos.  En el siguiente link podrán leer comentarios con ocasión de la noticia que fue motivo de celebración el ano pasado:


La maquinaria propagandística producto de la confabulación entre los grandes medios prepago y las mafias políticas y empresariales que controlan el país, hace que la mayoría de la población celebre la llegada de una multinacional mundialmente cuestionada por sus criminales prácticas laborales, ambientales, empresariales, y hasta tributarias.

A nivel internacional, la entrada a Colombia de Starbucks ha sido tambien difundida ampliamente. Como simbolo del imperialismo americano los medios prepago gringos no podian dejar pasar la oportunidad de presentar su ingreso a Colombia como la salvación y reivindicación de los caficultores. El articulo de hoy en el Wall Street Journal raya tanto en lo patetico y propagandistico que no vale la pena gastarle un minuto comentándolo. Haciendo click aqui lo pueden leer (y algunos disfrutar) y sacar sus propias conclusiones.

Tal vez a la galería arribista que venera todo lo extranjero, especialmente lo gringo, conocer quien es realmente Starbucks no les hará enfriar la histeria y euforia producida por la noticia de que por fin podrán acariciar un vaso de cartón con el logo de Starbucks, no importa que el contenido sepa a todo menos a café y que de encime tengan que pagar precios exorbitantes comparado con el costo de un delicioso café (tinto) en una cafetería local.





Pero a los ingenuos y confundidos con la propaganda (o contagiados momentáneamente por la histeria de los arribistas) conocer algo del prontuario de Starbucks tal vez si los haga reflexionar y volver a la racionalidad:
  • Starbucks es conocida como la compañía mas despilfarradora de agua. Antes de que la denuncia se hiciera publica, tenia por política empresarial dejar la llave de los lavaplatos  en sus tiendas abiertas todo el día, con cuya practica desperdiciaba 23 millones de litros de agua por día.
  • En el 2006 el gobierno de Etiopia intentó registrar y comercializar una marca especial de cafés, entre ellas la Sidamo y la Harar, ya que aunque estas variedades se vendían en las tiendas de Starbucks hasta por $26 dólares la libra, solo $1 miserable dólar le llegaba a los caficultores Etíopes. Starbucks, en contubernio con la Asociación Nacional del Café de Etiopia, bloqueó el proyecto de ley para registrar la marca, con cuya acción criminal Starbucks se aseguró de que los caficultores continuaran en la miseria.  Cambien Colombia por Etiopia y Federación Nacional de Cafeteros por Asociación Nacional del Café y visualizaran el cuadro perfecto de lo que les espera a los ya empobrecidos caficultores colombianos.
  • En California, Starbucks tuvo que pagar $100 millones de dólares a empleados que los habían demandado penalmente porque las propinas que ellos recibían se las daban a los supervisores de turno.
  • La multinacional Starbucks, mediante prácticas agresivas de negocios, es la multinacional que mas contribuye a la homogenización cultural de América y el mundo. Este esfuerzo continuo por la homogenización global de la cultura representa una gran amenaza pues crea una “monocultura” que reemplaza los pequeñas cafeterías y tiendas locales con cadenas internacionales. Esta monocultura elimina la diversidad pues la apertura de tiendas Starbucks en cada esquina de calle concurrida del mundo, desplaza a los negocios locales y crea una experiencia global única para los bebedores de café.  El problema es que esta experiencia global única no es sino el resultado de una cultura del café Americanizada. Pero el impacto mas negativo es que a través de la exportación y desplazamiento de la cultura local, Starbucks (y multinacionales similares) están creando una monocultura que es la fuerza que esta detrás del imperialismo americano moderno.
  • Cuando Starbucks llega a un país, o a un nuevo pueblo, ciudad o vecindario, y encuentra que en el lugar o área donde planea montar una tienda, ya existe un negocio de venta de café reconocido, su táctica es abrir no una sino varias tiendas y bien cercanas la una de la otra; tomar en arriendo varios de los edificios o casas que puedan arrendar locales; e incluso chantajear a los arrendadores que ya tienen contratos con otros negocios, induciéndolos a cancelar esos contratos mediante ofertas jugosas de nuevos arrendamientos. Esta criminal multinacional, opta incluso por funcionar a perdida así sea durante años, con tal de sacar de las áreas y/o ciudades, donde tiene ya negocios o planes de expansión, a los comerciantes y propietarios de pequeños restaurantes y cafeterías tradicionales.
  • La gran mayoría de productos que vende Starbucks contienen exageradas cantidades de azúcar y grasas. Un taza de 16 onzas del “famoso” café mocha, preparada con leche entera y crema, contiene 370 calorías y 19 gramos de grasa. De allí que los productos de Starbucks sean considerados como los principales contribuyentes al problema de obesidad en Estados Unidos.


En resumen a la multinacional Starbucks se la puede describir como la Monsanto de la industria del cafe.

Buscar en este blog