martes, 5 de julio de 2011

Colombia's gold rush‬‏ (La fiebre del oro Colombiano) - From Al Jazeera

(

El documental en su versión original en Ingles incluye una breve introducción que la traducimos a continuación:

La fiebre del oro esta extendiéndose a lo largo y ancho de Sur América. Sin embargo, en ningún otro lugar es más mortal que en Colombia, donde la fiebre del oro se ha convertido en un nuevo eje de la guerra civil que vive el país. Guerras por territorios están explotando entre paramilitares y grupos rebeldes de izquierda quienes luchan por tomar control de las regiones mineras. La fiebre del oro está avivando el fuego de un viejo conflicto ideológico y causando el desplazamiento de cientos de personas.

Ataques con helicópteros por parte del ejército colombiano sobre pequeñas comunidades mineras se han vuelto acciones rutinarias, y el gobierno Colombiano es acusado de estigmatizar trabajadores pobres para proteger los intereses de las grandes corporaciones, las cuales violan los derechos humanos con impunidad.
Miles de personas han tenido que huir de sus casas donde la tierra es disputada violentamente, mientras que otros tienen que vivir con el temor de que serán despojados de sus tierras, arrestados o asesinados.

En el entretanto, las compañías multinacionales llegan por montones. Con el precio del oro alrededor de $1.500 dólares la onza, todo el mundo está tratando de entrar en acción, incluyendo muchas compañías mineras norteamericanas. La mentalidad pro negociante colombiana ha visto como muchas concesiones que habían sido adjudicadas arbitrariamente están ahora siendo vendidas por el Estado a compañías multinacionales. Estas concesiones, en la mayoría de los casos, están ubicadas en terrenos de comunidades indígenas.


El programa Fault Lines de Al Jazeera viajó a Colombia para hablar con la gente que está atrapada en la mitad de esta situación. Trabajadores rurales y mineros artesanales, quienes han vivido de la minería por generaciones, y algunos cuyos ancestros fueron incluso esclavizados durante la primera fiebre del oro ocurrida hace siglos. Otros son ex cultivadores de coca quienes han sido dejados sin trabajo a causa del Plan Colombia liderado por los EEUU.



Apartes claves del documental que no se pueden olvidar; y que por el contrario deberían desencadenar movilizaciones masivas de protesta:

Familiares de Santos y ex altos funcionarios de Uribe ocupan altas posiciones ejecutivas en las compañías multinacionales interesadas en los megaproyectos mineros, lo cual muestra un evidente conflicto de intereses y serios cuestionamientos éticos y legales para el presidente Santos y el ex presidente Uribe;

En la compañía canadiense Medoro, el hijo de un primo de Santos y la ex canciller de Uribe son altos ejecutivos de la compañía;

Como lo expresó el primo de Santos en el documental, en la mega minería todo es un asunto de dinero; pero la lectura precisa de esa declaración es que los ríos de dinero que fluyen no son solamente los que se necesitan para pagar las concesiones a los que aceptan, voluntaria o forzadamente, venderlas a las multinacionales, sino principalmente para pagar los servicios de limpieza de los territorios a los grupos paramilitares, y a las propias fuerzas estatales (ejército y policía), grupos que luego se convierten en la seguridad  permanente durante las operaciones mineras;

Como también lo expresó el primo de Santos la filosofía política del gobierno colombiano para sacar adelante la mega explotación mineral es que “el bien y derechos públicos predominan sobre los particulares”, lo cual traducido a la realidad es que los intereses de las multinacionales prevalecen sobre los de los indígenas, afro colombianos y campesinos que han ocupado esos territorios durante siglos;

Los beneficios para la nación del desarrollo minero de los que tanto habla Santos están representados en que más del 96% de los ingresos por producción minera terminan en las cuentas bancarias de las multinacionales y sus socios locales (incluido el presidente), y en que las migajas (regalías) que quedan para el país, terminan también en los bolsillos de los funcionarios y políticos corruptos; para no mencionar los miles de desplazamientos y asesinatos de los pobladores de las zonas mineras, y la agudizacion de su miseria;

Importante resaltar que el periodista conductor del documental se refiera a los grupos criminales que operan en los territorios mineros como “paramilitares” y no como bandas criminales, en oposición a como se refieren los medios nacionales al servicio del establecimiento;

De resaltar también que por fin un medio de comunicación presente la realidad y consecuencias del boom minero que con tanto interés promueve el gobierno de Santos, aunque es al mismo tiempo vergonzoso que tenga que ser un medio internacional el que saque a flote esa realidad. Al igual que el propio gobierno, los grandes medios nacionales no tienen el menor interés en informar con la verdad, pues sus intereses siempre estarán en sincronía con los de las elites políticas y económicas que explotan la nación.

Buscar en este blog