miércoles, 13 de julio de 2011

Wikileaks - Uribe obsesionado (paranoico) con las explosiones de Chavez

Como obsesionado por las explosiones de Chávez presenta a Uribe un reciente cable diplomático de EEUU, el cual revela los pormenores de una reunión entre militares y altos funcionarios de gobierno gringos y colombianos. En representación de EEUU asistieron: el Almirante Mullen, Comandante del Estado Mayor Conjunto de los EEUU, el embajador Brownfield y otros funcionarios de la embajada de EEUU; y por Colombia: Uribe, Santos (en calidad de Ministro de Defensa) y el general Freddy Padilla (en calidad de comandante de las fuerzas armadas).

La reunión se produce con ocasión de la visita a Colombia del Almirante Michael Mullen, en Enero de 2008. El cable revela que Uribe llegó tarde a la reunión y que venia directamente de una reunión con su gabinete donde se había discutido como responder a las últimas declaraciones difamatorias de Chávez y a la muestra de solidaridad del congreso venezolano con el otorgamiento de “estatus de beligerancia” a las FARC. Registra el cable que Uribe llego tan alterado que “era claro Uribe todavía seguía con su mente enfocada en Chavez y en la respuesta que le daría su gobierno”

Una vez le pasa el acelere e ira por las declaraciones de Chávez, Uribe prosiguió expresando agradecimientos al gobierno de los EEUU por su permanente apoyo y les manifestó que su gobierno tiene confianza en que la guerra contra las FARC la ganaran. También les manifestó que el gobierno de EEUU y sus fuerzas armadas tienen una gran parte de los créditos por el éxito de Colombia. El Almirante Mullen le responde reafirmando la fortaleza de las relaciones bilaterales y la continuación del compromiso del gobierno de EEUU en lograr la derrota de sus adversarios comunes.

Comentario: Como mas adelante lo registra el cable, dada la obsesión de Uribe de presentar a Chávez como aliado de las FARC y una amenaza para su gobierno, es de entender que los adversarios comunes a los que hace referencia el Almirante Mullen también incluye al propio Chávez.

En ese momento la reunión se enfoca sobre el tema de Venezuela, específicamente sobre el supuesto apoyo de Chávez a las Farc. Al respecto, Uribe dice que las acciones de Chávez le estaban causando mucha dificultad a Colombia, e insiste en que tanto a las FARC como al ELN debían mantenérseles la designación de terroristas, y que debería haber consecuencias negativas para cualquier país que les otorgue estatus de beligerancia. Uribe consideraba que era precisamente sobre este aspecto que se debía enfocar la respuesta y confrontación a la retorica de Chávez.

El Almirante Mullen le pregunta sobre el nivel de apoyo que las FARC reciben de Chávez. Y es aquí donde Uribe se despacha con sus paranoias o fabricaciones. Uribe responde que Chávez tiene un plan para, entre 5 y 7 anos, extender su agenda Bolivariana en Colombia, y que en ese propósito ha creado milicias populares internas para ayudar a sus fuerzas armadas a sostener su revolución. Según Uribe, Chávez planeaba usar las FARC y sus milicias dentro de Colombia para tumbarlo a él y a su gobierno democrático, dado que él era visto por Chávez como principal obstáculo de sus sueños expansionistas bolivarianos.  Utilizando la estrategia de la hecatombe con la que tanto amenazó durante su gobierno si no lo reelegían, Uribe les dice a los funcionarios gringos que  debido a que no hay claridad sobre quien sería su sucesor, un candidato favorito y bien financiado por Chávez podría encontrar espacio en el 2010.

La mejor ofensiva contra Chávez, según Uribe, continuaba siendo la acción inmediata, incluyendo acciones militares.   Presionando sobre esta contraofensiva contra Chávez, Uribe urgió a que los gobiernos de Colombia y EEUU trabajen conjuntamente para hacerles ver a los países latinoamericanos que la cercanía de Chávez con las FARC era equivocada y podría afectar la democracia regional y de Colombia. El gobierno de EEUU, según Uribe, debía liderar una campana pública en contra de Venezuela y confrontar el avance de Chávez a través de ofertas de petróleo preferenciales. 

Comentario: mientras que la oposición de Chávez dentro de Venezuela tienen que manejar sigilosamente sus vínculos con el gobierno de EEUU, a través de sus agencias que operan en Venezuela (USAID, etc), el gobierno de Uribe se reunía cara a cara con los más altos mandos militares y funcionarios gringos para urgirlos a que conspiren contra el gobierno de Chávez. La oligarquía rancia venezolana no tiene con qué pagarle  el empujón de Uribe a su causa. Como mínima deberían darle una condecoración…. O una cátedra universitaria 

El cable culmina con el registro de los planes de Uribe para liberar los secuestrados y eliminar objetivos de alto valor en la guerra contra las FARC.

Al respecto, Uribe dijo que tenía un plan para acordonar las zonas donde se encontraban los secuestrados y que luego abriría temporalmente esas zonas para que facilitadores internacionales como la Cruz Roja Internacional entrara a ofrecer una misión medica internacional y entablara negociaciones para su liberación. Finalmente, Uribe señalo que su gobierno le ha dado prioridad a los objetivos guerrilleros de alto valor y que estaba preparado para autorizar a las fuerzas armadas a incursionar en territorio venezolano, arrestar a líderes de las FARC y traerlos para entregarlos a la justicia colombiana.

Comentario final:

Con Uribe ya por fuera de la presidencia, las revelaciones del cable no tendrían mucha importancia si no fuera porque el actual presidente era su Ministro de Defensa de entonces y también participante de la reunión.

Aunque el cable no registra ninguna intervención de Santos, es claro que como ministro de defensa de Uribe compartía todas las maquinaciones, paranoias y planes de Uribe en contra de Chávez, incluyendo sus continuas  incitaciones a producir una confrontación armada y las peticiones para que el gobierno gringo emprendiera campanas de propaganda y desprestigio contra Chávez.

Así las cosas, Colombia sique siendo la amenaza más grande para la estabilidad de la región, y particularmente para Venezuela. Con un gobierno colombiano dispuesto a abrirse de piernas y entregarle a los gringos todo el territorio nacional para cualquier operación militar en contra de Venezuela, el gobierno de EEUU no tiene necesidad de inventar que Chávez está produciendo armas nucleares, armas químicas, instalando misiles, entrenando terroristas de Al Qaeda, etc., tal como lo hizo para justificar la invasión y destrucción de Iraq, Afganistán y más recientemente Libia.  Con un gobierno en Colombia tan sumiso y servil, le bastará con presionarlo para que cree un incidente fronterizo que desencadene acciones militares, lo cual será suficiente para justificar el despliegue militar gringo nunca antes visto en la región, todo bajo el pretexto de que debe proteger a su “mejor aliado” y garantizar la estabilidad regional. 

El objetivo, por supuesto, no será otro que derrocar a Chávez, quedarse utilizando el territorio Colombiano como centro de operaciones militares regional, y consecuentemente presionar y hostigar a los otros gobiernos de la región que se han salido de sus dominios. Esto no es paranoia.  Las derrotas sufridas en Iraq y Afganistán, y muy seguramente en Libia, forzarán a los gringos a que vuelvan a concentrarse en recuperar el control de su patio trasero, el cual perdieron por andar invadiendo y destruyendo países al otro lado del planeta, con todo y lo que les ha costado: crisis económica con rumbo al colapso total, altas tasas de desempleo, incremento de la pobreza, altos índices de descontento social,..

Buscar en este blog