lunes, 31 de mayo de 2010

El triunfo de Santos – Triunfo de la maquinaria criminal y propagandística del narcoparauribismo

La gran mayoría de los que votaron y especialmente los que lo hicieron por Santos no siguieron las tendencias de innumerables encuestas ni se dio como resultado de los también numerosos debates (reality shows), mucho menos en conciencia, sino en respuesta a la carga de mensajes, consignas y publicidad negra que recibieron en el transcurso de las campanas, especialmente los que escucharon y/o vieron en los medios de comunicación los días inmediatamente previos a las elecciones.

Las encuestas, al margen de la manipulación implícita producto de que la mayoría son contratadas por las propias campanas o por los grupos económicos que apoyan a uno u otro candidato, no reflejan sino el estado emocional del electorado colombiano en el momento mismo de la encuesta. Un electorado que no tiene la cultura, educación política ni la capacidad de discernimiento para evaluar objetivamente las propuestas de los candidatos más allá de la retórica que pueda escuchar en los discursos y debates.

Así las cosas, un ciudadano de a pie que recibe una llamada o es abordado por un encuestador responde las preguntas y manifiesta su intención de voto dependiendo de lo que haya escuchado o visto en el noticiero y comerciales políticos horas antes de la encuesta, y no reflexivamente como resultado de la propia evaluación que haya hecho de los candidatos en el tarjetón.

De ahí que el resultado de las elecciones del domingo no debe causar sorpresa. Los ciudadanos simplemente fueron inducidos a votar por uno u otro candidato de acuerdo con la mayor o menor carga de mensajes de las campanas, los cuales son estratégicamente elaborados para influenciar las mentes de un electorado maleable, manipulable, muy emocional, ignorante políticamente…..Y en este sentido lo único que hay que decir es que el triunfo de Santos es apenas el resultado obvio de una “gran  campaña” de desinformación, mentiras, patrañas, presiones sobre electores frágiles como los “beneficiarios” de familias en acción, temores, miedos, amenazas, pasquines en periodicos prepago, etc….; y por supuesto, del trabajo de la maquinaria criminal del narcoparauribismo.

"Get all the fools on your side and you can be elected to anything".  - Frank Dane

Buscar en este blog