miércoles, 13 de noviembre de 2013

Diálogos de Paz o Plan para Agudización y Externalización de la Guerra II?

Lo dijimos luego de la formalización del inicio de negociaciones en La Habana y lo reiteramos hoy. El proceso de paz de Juan Manuel Santos es una farsa, y tanto las FARC como el pueblo colombiano cayeron en la trampa.

Los eventos de los últimos días corroboran lo que habíamos anticipado en un artículo de entonces, el cual pueden re leer haciendo click aquí.

De hecho los saboteos ideológicos contra el proceso empezaron desde antes de que se diera inicio a la mesa de diálogos en La Habana. El encargado del saboteo en el gobierno de Santos siempre ha sido el ministro de defensa Pinzón. Su papel ha sido difundir declaraciones incendiarias, descalificaciones y burdas acusaciones en contra de las FARC endilgándoles acciones criminales y terroristas planeadas y  ejecutadas por las mismas fuerzas armadas.

Los supuestos planes de las FARC de atentar en contra del narco expresidente Uribe y el fiscal general no son más que la parte final del plan original de crear las condiciones para justificar el rompimiento de los diálogos, responsabilizando de ello a la guerrilla. Lo que sigue es la ejecución de la segunda parte del plan, un plan estándar, similar a cuando se rompieron las negociaciones del Caguan.


Igual que en el Caguan,  detrás de todos estos planes está el gobierno de EEUU. No debe quedar duda de que el verdadero arquitecto del diseño y manejo de la farsa del proceso de paz en La Habana es Obama. Pero en esta ocasión, el ingrediente nuevo  y más importante es Venezuela. 

El gobierno gringo necesita a las FARC para ejecutar sus planes de derrocar a Nicolás Maduro y recuperar el control político y económico de Venezuela,……..y con ello propiciar también el derrumbamiento de los gobiernos de Ecuador y Bolivia.

Luego del rompimiento,  igual que sucedió en el Caguan, la militarización del país se intensificará; de hecho, el fortalecimiento de las fuerzas armadas y la asistencia militar de EEUU ha continuado durante las negociaciones. La arremetida militar no solo será en contra las FARC, también en contra del pueblo colombiano a través de actos terroristas contra la población civil e incluso contra instituciones del estado.

La estrategia es sembrar mas terror entre la poblacion y  mayor rechazo no solo contra las FARC sino contra el gobierno de Venezuela, al que acusarán de brindar refugio a los jefes de las FARC.  El escenario para un ataque militar al gobierno de Venezuela desde Colombia esta creado.

Los planes de desprestigio, e incluso los ataques y saboteos económicos contra el gobierno de Maduro no han producido los resultados esperados, así que el plan B, su derrocamiento mediante un ataque militar, está ya en movimiento.

Alvaro Uribe ha sido pieza clave en los planes de saboteo y desestabilización llevados a cabo contra Venezuela. Así lo revelan documentos recientemente dados a conocer por las autoridades venezolanas, los cuales por supuesto, no han tenido la más mínima difusión por parte de los medios prepago colombianos. En esos documentos, el centro de pensamiento primero Colombia y el propio nombre de Alvaro Uribe aparecen como promotores y organizadores de los planes contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Es tiempo de desbaratar el mito de la pelea ente Santos y Uribe. Sus supuestas diferencias ideológicas y posición respecto de las negociaciones de paz, no son más que parte del plan trazado por Obama. Si no fuera así  como se explica que Santos no se haya distanciado efectivamente de Uribe removiendo al ministro Pinzón, el alfil clave del narcoparauribsmo en su gobierno.

Así las cosas, a las FARC solo les queda un camino. Anticipársele al gobierno de Santos, levantándose de la mesa de diálogos, o al menos suspendiéndolos hasta tanto se desenmascare a los verdaderos autores de los supuestos montajes para atentar contra Uribe y el fiscal.  Solo así contrarrestarán, al menos parcialmente, la masiva campaña  de desprestigio que se les viene, en anticipación y con posterioridad al rompimiento de las negociaciones.

Actualización Noviembre 18:

Como era de anticipar, el tal plan para atentar contra el narcoparaco expresidente resulto ser un refrito de los mismos que se hablaba durante la propia administración del paraco, es decir cuando era presidente. Difícil entender la situación de Santos. Tuvo que salir a respaldar a su mindefensa, el gym-boy Pinzon, luego de que los supuestos atentados fueron denunciados publicamente; incluso expresar su apoyo al narcoparaco Uribe ofreciéndole toda la protección (a pesar de que se come miles de millones de los impuestos de los colombianos en los mas de 300 militares y policias que lo encubren); y luego recular, dejando al piromano mindefensa como un idiota mentiroso, quien apenas horas atras habia declarado que se trataba de un plan desmantelado en los últimos dias. 



En ultimas, todo este espectáculo bochornoso, de mentiras e insultos a la inteligencia de los colombianos no es mas que una demostración de lo siniestro y ruin que es Santos y toda su camarilla de sirvientes que lo secundan.



Buscar en este blog