miércoles, 2 de enero de 2013

Colombia, nuevo destino de armas automáticas tipo asalto fabricadas en Canadá (y prohibidas en ese país)


Foto de paramilitares en el articulo original del diario Global and Mail (como infiriendo el destino de las armas)

El mal llamado tratado de libre comercio entre Colombia y Canadá empieza a dar sus primeros frutos. Pero como era de esperar, no para beneficio de Colombia sino de Canadá.

El gobierno de Canadá acaba de aprobar la inclusion de Colombia en la lista de paises a los que les puede vender armas prohibidas automáticas de asalto.  Así lo registra hoy el diario canadiense The Global and Mail, bajo el titulo “De manera silenciosa Canadá reduce restricciones para la exportación de armas de asalto a Colombia.”

Los siguientes son algunos de los apartes del articulo:

“Apenas un día antes de los asesinatos ocurridos el mes anterior en la escuela primaria de Newtown, Connecticut, Canadá les obsequio a sus comerciantes de armas “nuevas oportunidades de mercados” para que exporten armas de asalto prohibidas. Ese nuevo mercado es Colombia, uno de los países mas violentos del mundo.”

“Silenciosamente, Canadá levantó la prohibición a la exportación hacia Colombia de armas tipo asalto, luego de que el ministro de relaciones exteriores John Baird recomendara una enmienda a la Lista de Control de Países sobre Armas de Fuego Automáticas” (AFCCL, siglas en Ingles).

“Esa decisión abrió la puerta para que comerciantes canadienses vendan a Colombia armas totalmente automáticas con cartucheras de alta capacidad, las cuales son prohibidas en Canadá.”

Relacionando la medida tomada por el gobierno canadiense con el tratado de libre comercio que entró en vigencia en Agosto de 2011, el diario canadiense también menciona que:

“Canadá firmó recientemente un controvertido tratado de libre comercio con Colombia, país que ha sido asolado durante medio siglo  por la insurgencia guerrillera, cuestionado por serios abusos de derechos humanos y por su surgimiento como líder mundial en la producción de cocaína.”

Obviamente, si esta noticia es registrada por algún medio colombiano su presentación será totalmente diferente.  Le harán creer a la galería que es un resultado positivo no solo del tratado de libre comercio sino de las excelentes relaciones bilaterales con Canadá, y como una muestra mas de la confianza de ese país en los avances que ha tenido el gobierno de Colombia en materia de seguridad, especialmente para los inversionistas extranjeros.

La realidad es muy distinta. Canadá es también considerado un imperio, aunque sus acciones y estrategias de control de sus colonias no son militares sino a través de instrumentos económicos y políticos.  El caso colombiano es el ejemplo mas evidente de como ejerce su colonialismo económico.  195 empresas canadienses operan en Colombia, la mayoría (y las mas grandes) multinacionales del sector de extracción de recursos minerales y energéticos, pero también del sector financiero, infraestructura, construcción, agroindustria, telecomunicaciones.

Así las cosas, la decisión del gobierno canadiense de autorizar la venta de armas automáticas tipo asalto no puede entonces tener otra justificación que la de armar a las fuerzas de seguridad de su nueva colonia y así garantizar la protección de los intereses económicos de sus multinacionales e inversionistas.  Fuerzas de seguridad que incluyen no solo las fuerzas regulares estatales sino por supuesto los grupos paramilitares, los cuales como se sabe han jugado un papel preponderante desde el momento mismo de la llegada de las multinacionales al país; e igualmente, cuando toman posesión de las regiones y áreas que el estado les entrega en concesión para que saqueen, y durante el saqueo, haciéndoles el trabajo sucio de eliminar y/o desalojar violentamente a los habitantes de esas regiones y a dirigentes sindicales que promueven paros de los trabajadores explotados. 

Buscar en este blog