sábado, 4 de febrero de 2012

Una sociedad que no distingue entre victimas y victimarios, es una sociedad enferma…..


.…..y con un presidente que premia, elogia, defiende,….a los victimarios y condona sus crímenes, las posibilidades de que esa sociedad recupere el mas mínimo sentido de moralidad y se cure de su enfermedad, son muy remotas…

Conocida la ratificación de la condena a 30 años del ex coronel Plazas y requerimiento al ejercito para que pida perdón a las familiares de las victimas y desaparecidos en el Palacio de Justicia, el presidente Santos en cuestión de horas, no solo salió a cuestionar la decisión judicial, sino a insultar la memoria de las victimas y los sentimientos de sus familiares. Sus declaraciones publicas azuzando al ejercito a desobedecer la orden judicial son mas que repudiables…

“Ponerlo en la picota pública a que pida perdón, más bien nosotros le pedimos perdón al Ejército por no haber sido lo suficientemente enfáticos en la admiración que le tenemos, en el respeto, en la gratitud que sentimos por todos nuestros soldados de tierra, mar y aire fueron las primeras declaraciones de Santos en respuesta a la decisión judicial confirmando la condena del ex coronel Plazas.

El falso patriotismo e idolatría al ejercito colombiano infundido por el gobierno, sus oligarquías y sus medios cómplices, seguramente motiva a que millones de colombianos, entre ingenuos y borregos, visiten su pagina de internet y consuman la propaganda que allí difunden sobre sus supuestas actuaciones en favor de los intereses de la nación y la protección de sus ciudadanos.  En lo que seguramente no se detienen es en leer, y contrastar con la realidad, cual es misión, principios, valores y objetivos que enmarcan su existencia y actuaciones.  Claro que el diseño de la pagina, los innumerables clicks que hay que hacer para descubrir esa sección y la letra menuda con que está escrita, no es que ayuden mucho a publicitar esos valores y principios.

Es importante entonces que empecemos por conocer cual es su misión constitucional y por lo menos algunos de sus valores y principios que rigen su comportamiento, y establezcamos un referente mínimo con ese ejercito al cual, según Santos, toda Colombia le debe rendir  tributos, rodear, pedir perdón…, cuando la justicia o cualquier ciudadano cuestiona o denuncia sus actuaciones criminales.

Su misión:

“El Ejército Nacional conduce operaciones militares orientadas a defender la soberanía, la independencia y la integridad territorial, proteger a la población civil, los recursos privados y estatales, para contribuir a generar un ambiente de paz, seguridad y desarrollo que garantice el orden constitucional de la nación” (resaltado nuestro).

Algunos de sus Principios y Valores:

“Es una obligación el respeto y acatamiento de las normas y preceptos que rigen los Derechos Humanos y el derecho Internacional Humanitario”

Respeto por la constitución y la ley - Acatar y aplicar la Constitución, nuestra misión es defenderla y respetarla.

Respeto - Profunda consideración por todas las personas y su dignidad, los compañeros, los superiores, subalternos, por uno mismo y su familia. 

Honestidad - Actuar con decencia, decoro, compostura, honradez e integridad de acuerdo con nuestra conciencia.

Ahora, si revisamos lo que en realidad ha hecho y sigue haciendo el ejercito y en general las fuerzas armadas de Colombia, nos daremos cuenta que su misión es letra muerta y que ninguno de sus principios y valores son aplicados o respetados en el cumplimiento de sus funciones, mucho menos durante sus operaciones militares.

Hechos que demuestran la violación de la constitución, los derechos humanos y el respeto por la vida de los colombianos abundan. Podríamos remitirnos al inicio de la vida republicana de la nación, pero para concentrarnos en las décadas más recientes, limitémonos a reseñar solo algunos de sus más repudiables crímenes: 
  • Empecemos por los crímenes que precisamente desencadenaron la reacción del presidente Santos y su convocatoria a que el pueblo colombiano "rodee a sus héroes”: las torturas, asesinatos y desapariciones de magistrados, empleados, civiles y miembros del M-19, durante la retoma del Palacio de Justicia;
  • Su sistemática complicidad, suministro de logística y/o participación directa en docenas de masacres como las de El Aro, San José de Apartado, El Salado, La Rochela, Mapiripan, Trujillo, Mapujan……..en las que cayeron brutalmente asesinados miles de colombianos inocentes, incluyendo niños, mujeres, ancianos. La prueba de su participación es que persiguen, amenazan, estigmatizan a cualquier persona o grupo de ciudadanos u organizaciones que se atrevan a denunciar su participación ante organismos internacionales. Si no tuvieran nada que ocultar porque no se defienden en los tribunales y no a través de la intimidación e incluso la eliminación de testigos claves, o el montaje de testigos falsos en contra de los denunciantes…
  • Las desapariciones y ejecuciones extrajudiciales de miles de sindicalistas, periodistas, defensores de derechos humanos, estudiantes, profesores,………….
  • El asesinato de prácticamente todos los miembros  mas representativos y dirigentes de la Unión Patriótica y su eliminación como organización política……
  • Las manipulaciones, presiones ejercidas por parte del ejercito como cuerpo, tendientes a ocultar y desviar las investigaciones por crímenes repudiables como violaciones sexuales de niños y su posterior asesinato por parte de miembros de la institución;
  • Los montajes de carros bombas dentro de sus propias instalaciones para justificar medidas represivas en contra de opositores políticos del régimen narco paramilitar de Uribe;

………………..La lista es interminable…..

Es este record de buen comportamiento, heroicas operaciones y acciones a favor de los colombianos el que Santos se atreve no solo a defender sino a elogiar?


Es este record por el que Santos se atreve a desacatar y desafiar las sentencias judiciales, y peor aun, a insultar, masacrar la memoria de las victimas y los sentimientos y sufrimiento de sus familiares?

Como es posible que una sociedad tolere, acepte, ignore, pase de agache tales repudiables declaraciones y actuaciones por parte de quien se supone fue elegido para garantizar el orden social, moral, político de la nación, y para garantizar la aplicación de justicia y la protección de la vida y honra de sus ciudadanos?

Que respeto por la vida tiene un ser humano que rinde tributo a asesinos, a criminales?

O en términos mas crudos, es acaso el presidente de los colombianos un ser humano?

Acaso Juan Manuel Santos representa realmente el Chucky de la película de terror, con el cual lo identifican cientos de miles de colombianos?

Buscar en este blog