sábado, 3 de septiembre de 2011

Cable Diplomático revelado por Wikileaks: Uribe ofrece enviar tropas colombianas a Afganistán


En los últimos días Wikileaks difundió 250,000 cables diplomáticos, entre los cuales hay mas de 7,000 que fueron generados en la embajada de Bogotá.

Frente a la ardua tarea de revisar cada uno de esos cables, hemos optado por hacer una selección inicial con base en los títulos, dentro de los cuales resumimos y comentamos el siguiente:

Se trata de un cable diplomático generado en Noviembre 25, 2009 en el que se resume una reunión del embajador de entonces Brownfield con el también entonces ministro de Defensa Silva en la que discuten los planes del gobierno de Colombia de enviar tropas a Afganistán.

De acuerdo con el cable, el gobierno de Colombia estaba considerando tres tipos de ayuda como apoyo al gobierno de EEUU en su guerra en Afganistán:

1) Enviar inicialmente 38 miembros de las fuerzas especiales colombianas (con posibilidad de ampliarse a 72) para que se unan al Grupo No. 7 de las Fuerzas Especiales del ejercito de EEUU, que opera como parte de la Operación Libertad Duradera, y cuya salida del país estaba programada para antes del 15 de Diciembre de 2009 si el gobierno de Uribe tomaba esa decisión política pronto, de lo contrario se postergaría para Junio del 2010. Para la fecha de la reunión, el cable rebela que los soldados colombianos seleccionados ya habían recibido el entrenamiento pertinente en el Comando Sur (SOUTHCOM) y tenían a disposición los equipos requeridos para la misión.

2) El gobierno colombiano estaba también considerando enviar tropas para que operaran bajo el mando de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad de Afganistán de la OTAN (NATO-ISAF), bajo la supervisión y apoyo de Italia o Alemania. Inicialmente se había considerado que operarían con apoyo del gobierno español pero Uribe estaba reconsiderando esta opción debido a la decisión de España de venderle armas a Venezuela.  Algunos militares colombianos se mostraban también molestos porque anticipaban que terminarían siendo utilizados como fuerzas de seguridad perimetral de las tropas españolas en lugar del plan original que era como una unidad anti minas en apoyo a la ISAF.

3) La tercera participación de Colombia en Afganistán se concretaría con el envió de miembros de la policía nacional para apoyar y entrenar las fuerzas afganas en la lucha antinarcóticos.

Todo parecía sería ejecutado según lo planeado si no fuera porque el gobierno de Uribe aprovechó la ocasión para manifestar su disgusto por la falta de un apoyo mas decidido y abierto por parte del gobierno de EEUU en su conflicto contra el gobierno de Venezuela, intensificado en esos días con ocasión de varios incidentes ocurridos dentro de Venezuela y en la frontera.

Así registra el embajador el malestar de Uribe en su comentario personal al final del cable:

“La intensificación de las tensiones entre Colombia y Venezuela desde la muerte de 9 colombianos en Venezuela el 24 de Octubre; seguido de las exhortaciones hechas por el presidente Chávez el 8 de Noviembre, en las que instaba a los Venezolanos a prepararse para la guerra; la suspensión del comercio bilateral; y la destrucción, en Noviembre 19, de dos puentes peatonales en la frontera entre Colombia y Venezuela, han generado continuas denuncias publicas y privadas sobre el supuesto abandono de EEUU de su tradicional aliado, Colombia. Tanto el Ministro de Relaciones Exteriores como el director de la policía nacional han advertido al embajador sobre la percepción del gobierno colombiano en el sentido de que EEUU no ha se ha pronunciado clara y abiertamente apoyando a Colombia por el acertado manejo del conflicto con Venezuela. Si bien creemos que el presidente Uribe sigue comprometido en apoyar nuestros esfuerzos en Afganistán, su molestar sobre la supuesta falta de apoyo de EEUU en la actual disputa de Colombia con Venezuela podría arruinar la decisión del gobierno colombiano de enviar tropas a Afganistán. Fin de comentario - BROWNFELD”

Pero mas allá de lo reveladoras que siempre resultan las conversaciones de funcionarios colombianos con representantes del gobierno de EEUU, este cable en particular permite hacer las siguientes reflexiones sobre lo que fue el gobierno de Uribe:

1) Su servilismo arrastrado para con EEUU, demostrado una vez mas al poner al país como el único de la región en ofrecer apoyo militar a la invasión de Afganistán;

2) Su obsesión porque el gobierno de EEUU se involucre más abiertamente en el conflicto que él inicio con el gobierno de Venezuela, arriesgándose incluso a utilizar el apoyo a la invasión de Afganistán como oportunidad para presionar (chantajear?) al gobierno de EEUU a que lo apoye abiertamente en su confrontación con Chavez;

3) El secretismo con que siempre ejerció la presidencia, pues al igual que con el acuerdo de las bases militares, de los planes de enviar tropas a Afganistán tal parece que ni siquiera el congreso se enteró. Las consultas y  rendición de cuentas no la hacia con los colombianos sino con el gobierno de EEUU. 

Buscar en este blog