lunes, 14 de marzo de 2016

General de mas alto rango de EEUU pasa revista a sus tropas en Colombia

General Dunford recibe un regalo del presidente Santos luego de reunion de rendicion de cuentas en la Casa de Narino

Si hubo algún colombiano que se enteró de la visita al país del oficial militar de mas alto rango de los EEUU, seguramente fue a través de los medios prepago, los que obviamente resaltaron la importancia de la visita del alto oficial presentándola como muestra de la gran confianza y cooperación que existe entre Colombia y EEUU. El oficial en cuestión, General Joseph F. Dunford Jr. es el Jefe del Estado Mayor Conjunto de los EEUU. 

Para quien tenga un mínimo de entendimiento del concepto de soberanía, una ceremonia militar en honor a un general extranjero es una vergüenza, y lo que demuestra es la sumisión absoluta de las fuerzas armadas colombianas al comando militar de EEUU. 
La siguiente foto lo dice todo: el general Dunford pasa revista a sus tropas acantonadas en la base militar mas grande de los EEUU: Colombia.


Porque el cuento de que el plan de las 7 bases militares que el gobierno del narcoparamilitar Alvaro Uribe quiso entregarles a los gringos nunca se concretó, es eso, puro cuento. En realidad los gringos terminaron con acceso y controlando todas las bases militares del país; de ahí que muchos analistas internacionales consideren a Colombia como la base militar gringa mas grande del planeta. 

Las declaraciones del jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, con ocasión de su visita a pasar revista a sus tropas colombianas, reflejan claramente los planes de su gobierno para el “posconflicto” y los objetivos reales de la segunda fase del Plan Colombia, eufemísticamente relanzado como Paz Colombia. 

A efecto de descifrar lo que realmente significa la visita del general Dunford a Colombia, traducimos a continuación algunas de sus declaraciones y de otros altos funcionarios gringos que lo acompañaron, y que fueron publicadas en el portal de internet del Departamento de Defensa de EEUU: 

Dice la nota del Departamento de Defensa que: “De acuerdo con funcionarios de la embajada de EEUU en Colombia, las FARC han sido derrotadas militarmente [resaltado nuestro] y solo cuentan con aproximadamente entre 6.000 y 7.000 guerrilleros.” 

“El general de la Infantería de Marina de EEUU Joseph F. Dunford Jr. le dijo a los reporteros que viajaban con él, que Colombia se encuentra en un punto de inflexión, y que los retos que enfrentan el gobierno y el ejército de Colombia no terminarán con el pacto” [Se refieren al acuerdo de paz que eventualmente se firme con las FARC]. 

Que vergüenza para el imperio mas poderoso del planeta, sentarse a negociar el fin de la guerra en Colombia con una guerrilla derrotada; y más vergonzoso aún, que las negociaciones en La Habana se hayan extendido por casi tres años!!. 

Sobre el posconflicto el general enfatiza: “La paz no será inmediata.”

“El énfasis es que el acuerdo es [parte de] un proceso de paz, no el final de todos los problemas. No es que ellos [el gobierno colombiano y sus fuerzas armadas] vayan a firmar un acuerdo y luego habrá paz. Ellos no van a entrar inmediatamente en un escenario de posconflicto. Ellos entienden que los retos para el ejército colombiano son retos de largo plazo.”

Aquí lo que el general Dunford está poniendo en boca de sus súbditos colombianos (cuando se refiere a ellos) es lo que él y particularmente, el gobierno de EEUU piensa, ve y tiene en mente: que el acuerdo con las FARC o con cualquier otro grupo insurgente no implica que se terminará la violencia y el terrorismo de estado contra el enemigo interno, término que para los EEUU y su gobierno testaferro que sostienen en Colombia incluye a los movimientos políticos de izquierda, las organizaciones populares y movimientos sociales que representan comunidades indígenas, afrocolombianos, campesinos, sindicalistas, estudiantiles, etc., cuyo único acto subversivo es reclamar paz con equidad y justicia social.

Sobre el Plan Colombia, el general Dunford expresa: “Hubo un gran debate sobre los recursos que íbamos a invertir en Colombia, y mucho escepticismo sobre si el Plan Colombia en realidad iba a cambiar la situación.”

Los funcionarios que lo acompañan agregan: “…. el aspecto más importante del Plan Colombia fue haber contado con un socio dispuesto. Colombia fue quien propuso el plan y nosotros estuvimos dispuestos a ponerle la sangre, el sudor y las lágrimas para hacerlo funcionar.”

Lo que revelan los funcionarios de la embajada no es nada nuevo: Colombia [el entonces gobierno servil de Andrés Pastrana] pidió el Plan Colombia, y los gringos de inmediato aceptaron. Como no iban a aceptar si era la oportunidad que estaban buscando para incrementar la militarización del país, la venta de armamento y equipamiento militar e incluso, la presencia de soldados y mercenarios en territorio colombiano. 

Así que cuando dicen que le pusieron sangre, sudor y lágrimas, no se refieren a esfuerzos altruistas que invirtieron para que el Plan Colombia se hiciera realidad, sino a los ríos de sangre, muerte, llantos y destrucción que causaron entre los mas de 7 millones de víctimas ha dejado el tan ovacionado plan de guerra. 

Con relación al costo del Plan Colombia, el general Dunford sostiene que los $10 US millones invertidos fueron bien gastados. 

“ las inversiones deben continuar aun luego de que el acuerdo de paz entre en vigor. Por el lado militar, los colombianos [resaltado nuestro] piden que el tipo de apoyo que los EEUU han suministrado como parte del Plan Colombia, continúe. Este apoyo requiere que miembros del ejército de Colombia continúen recibiendo cursos de entrenamiento en escuelas militares americanas, que continúen las estrechas relaciones con el Comando Sur de EEUU, y la ayuda en equipamiento.”

En estas declaraciones, el general Dunford usa la misma táctica que usan tanto el gobierno colombiano como los medios prepagos cuando, para referirse a algo que el establecimiento y sus élites mafiosas quieren justificar, defender, proponer o implantar, invocan la voluntad de todos los colombianos. “Los colombianos quieren/dicen esto, los colombianos piden….bla, bla, bla….”. Y no es que el general Dunford esté adoptando el lenguaje que usan los medios prepago; por el contrario, son los medios prepago y todos los funcionarios del narcoestado colombiano los que repiten fielmente el libreto propagandístico diseñado por el gobierno de EEUU. Y ese libreto exige que siempre hay que invocar (y repetir y repetir) que son todos los colombianos los que respaldan las posiciones o propuestas del establecimiento.

El punto central de la declaración anterior es que el general pone en boca de “todos los colombianos” lo que su gobierno ya ha decidido, o tiene ya de hecho planeado: asegurar la continuidad del control político y militar del país mediante el fortalecimiento del aparato militar y paramilitar colombiano, lo cual a su vez lo garantizan llevando a los oficiales de medio y alto rango a recibir entrenamiento en sus escuelas militares, donde los preparan para reprimir y contener cualquier tipo de amenaza contra su hegemonía y sus intereses económicos en el país. Una vez regresan al país, son esos oficiales los que planean y comandan los operativos para neutralizar fuerzas políticas y movimientos sociales opositoras al establecimiento, el espionaje, la represión, los asesinatos selectivos, las desapariciones, masacres, el desplazamiento forzado; en resumen, los operativos del terrorismo de estado.

Y por último, los apartes de la entrevista que más repulsión producen:

El general Dunford continua: “aunque la mayor parte de los recursos, y ciertamente el sacrificio que condujo a la derrota militar de las FARC y a llevarlos al punto donde se encuentran ahora, fue claramente colombiano, me tomó por sorpresa tantos agradecimientos con los EEUU y lo positivos que se mostraron.”

“Colombia es un importante aliado estratégico en la región”, continúa el general. “Ellos han incrementado su influencia estratégica en la región. Muchos países lo ven como un líder. Muchos países lo ven como ejemplo por las relaciones que tienen con los EEUU y porque son un modelo de cómo mantener relaciones con los EEUU de igual a igual.”

“Las tropas Colombianas son parte de la fuerza multinacional y de observación en el Sinaí. Participan en muchas operaciones de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas. Colombia también se comprometió con el entrenamiento de 5.000 soldados en actividades de mantenimiento de paz, y continua trabajando con países de América Central en el combate de influencias malignas.”

“Colombia no es solamente un aliado importante a nivel regional, también es importante como exportador de seguridad a nivel global. Con una inversión relativamente pequeña durante un tiempo, tenemos un país que consideramos nuestro socio más importante en la región.”

El general Dunford obviamente no podía perder la oportunidad de despacharse en elogios con las fuerzas armadas colombianas. Cómo no hacerlo si desde hace décadas y más intensamente con ocasión del Plan Colombia, los han venido entrenando para que hagan el trabajo sucio que antes hacían directamente los militares gringos. Entrenamiento en actividades de mantenimiento de paz, llama el general Dunford a las operaciones que adelantan miembros del ejército y la policía colombiana en Centroamérica y cuyo objetivo es crear y entrenar grupos paramilitares, y a las propias fuerzas estatales de esos países, para que ejecuten las mismas actividades terroristas y criminales que ejecutan en Colombia contra la población civil: masacres, desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales, etc..

Los resultados de esos entrenamientos en el exterior ayudando a “mantener la paz”, saltan a la vista: en México por ejemplo, los crímenes de estado ya pasaron la barrera de 100.000 desde el 2006; en Honduras, fuerzas especiales estatales y paramilitares han asesinado miles de civiles inocentes entre defensores de derechos humanos, activistas y opositores del régimen fascista que impuso EEUU en el 2009, y la violencia y terrorismo estatal es tan abierta que cientos de miles de hondureños optan por emigrar a EEUU, aun con el riesgo de morir en el intento.

El más reciente logro de las fuerzas militares y grupos paramilitares hondureños entrenados por el ejército colombiano, es el vil asesinato de Berta Cáceres, reconocida activista y defensora de DDHH y del medio ambiente.

Ummmmm…. Que orgullo ser colombiano!.......y el "mejor aliado" de los EEUU.

Buscar en este blog