martes, 17 de marzo de 2015

El embeleco de la nueva Comisión Asesora de Paz

Quien con un mínimo de sensatez puede encontrarle sentido a la Comisión Asesora de Paz recientemente creada por el presidente Santos. A menos que su creación sea parte del plan de Santos de crear el escenario politico para justificar el reversazo que dará con puntos claves de la solución política del conflicto que ya han acordado (o avanzado sustancialmente) sus delegados en la mesa de negociaciones en La Habana.

No de otra manera se interpreta que invite a esa comisión a personajes siniestros (enemigos de la paz) que desde un comienzo han manifestado total desacuerdo con la negociación política del conflicto, salvo que las negociaciones con las FARC solo sean para que estas se rindan, entreguen las armas y se sometan a la justicia.

O acaso que tratamiento le dará el gobierno, por ejemplo, a la férrea oposición que el procurador,  Andres Pastrana, Martha Lucia Ramirez y el narcoparauribismo han expresado reiteradamente sobre otorgar cualquier forma de indulto a los lideres de las FARC por los supuestos crímenes de lesa humanidad que han cometido durante el conflicto. 

Resulta imposible creer que Santos aprovechará las discusiones dentro de esa nueva comisión para develar el cinismo e hipocresías de esos apologistas de la guerra cuando reclaman castigo para los lideres de las FARC al tiempo que reclaman impunidad para los crímenes y masacres cometidos por las fuerzas armadas estatales; esos si crímenes de lesa humanidad y mucho mas horrendos que los que pudieron haber cometido las FARC, ya que la obligación y mandato de las FFMM es proteger la vida de los colombianos, NO asesinarlos, masacrarlos, perseguirlos, desaparecerlos, desplazarlos de sus tierras.....etc. 

A los colombianos que pasan entero la verborrea narcoparauribista de que los únicos victimarios son las guerrillas, hay que recordarles que el propio informe del gobierno preparado por el  Centro de Memoria Histórica revela que mas del 70% de las victimas que ha dejado el conflicto interno colombiano, fueron causadas por fuerzas estatales o paramilitares, entre las cuales ni siquiera cabe la distinción pues operan bajo un mismo mando.

Que curso le dará Santos a las “correcciones” y “enmiendas” a los acuerdos ya alcanzados en La Habana, que el narcoparauribismo ha anunciado presentará por intermedio del procurador a la comisión asesora de paz?.  Si no es para discutir las opiniones y cuestionamientos de los integrantes de la comisión, que sentido u explicación tiene su conformación y funcionamiento???...

De “audaz” califican los medios prepago nacionales la decisión de Santos de crear la comisión asesorara de paz.  Si algo de audaz tiene es que no es mas que otro mecanismo propagandístico para entretener a la galería, y muy oportuno por lo demás. Durante los días posteriores al anuncio, los medios nacionales no han parado de hablar sobre esa “decisión audaz”. Muy conveniente y oportuno ya que permite apagar o bajarle intensidad noticiosa al reciente informe de la Oficina de Naciones Unidas en Colombia que da cuenta del escalamiento de la violencia y violación de los derechos humanos durante 2014 debido a operaciones de los grupos paramilitares. Como la mas grande amenaza humanitaria y para la seguridad de los colombianos califica la ONU, las actividades criminales de las bandas paramilitares.

En un país serio la discusión de todos los días y las exigencias a Santos deberían centrarse sobre su sospechosa inacción (condescendencia) frente a los grupos paramilitares.  Ese tema por supuesto no llena las paginas de la prensa, ni las pantallas de televisión, ni las cabinas de los medios radiales prepago. Como fieles “aliados” del establecimiento, todos los medios saben que los paramilitares son el engranaje principal del aparato paraestatal que pondrá en marcha lo que el régimen ha dado en llamar el “plan para el post conflicto”. Léase, el plan de exterminio de los lideres de las FARC que ingresen a la arena política y de todos los miembros de movimientos sociales y otras fuerzas políticas alternativas que también se arriesguen a apoyar el proyecto político de las FARC.

Si las intenciones de paz de Santos fueran genuinas, en lugar de invitar al narcoparauribismo a hacer parte de la comisión asesora de paz, debería confrontar militarmente y desmantelar las bandas paramilitares que operan bajo su mando (de hecho, las debería haber desmantelado al inicio de los diálogos de paz, como muestra de su sinceridad con la búsqueda de la paz); y a Uribe personalmente, conminarlo a que se desmovilice y se someta a la justicia.

La farsa de Santos se devela por si misma. Cuantos representantes de los movimientos políticos y sociales alternativos fueron invitados a conformar esa comisión? Ninguno!!. Nadie del reciente conformado frente amplio por la paz, ni de los movimientos indígenas, ni de los campesinos, ni de la UP,…… aparece entre los miembros de esa nueva comisión.


La invitación a un mueble viejo del M-19 como Vera Grabe y a Clara López que ya ni siquiera se puede afirmar representa al Polo Democrático, no es mas que típica/rancia mermelada santista; o mejor, lubricante, para que el entuerto de la comisión asesora de paz sea aceptada y elogiada por la opinión publica.


Si Santos quiere realmente convencer a todo el pueblo colombiano de que sus intenciones de paz son genuinas lo que esta en mora de conformar es una “comisión independiente de seguimiento y verificación” de los acuerdos de paz logrados en la mesa de negociaciones en La Habana. Pero esa comisión, por supuesto, no le conviene pues sus inconsistencias y contradicciones serían mas evidentes:

·      Mientras en La Habana alcanzan importantes acuerdos en el punto de tierras los cuales, de implementarse, cambiarían sustancialmente las condiciones sociales y económicas de los campesinos, principalmente la situación deplorable de los millones que han sido desplazados y despojados de sus tierras, en Bogotá la coalición política de Santos presenta una ley de baldíos hecha a la medida de las multinacionales agroindustriales y latifundistas criollos, y que hasta les permite legalizar las tierras que han adquirido ilegalmente, recurriendo incluso a la violencia.

·      Mientras en La Habana alcanzan importantes acuerdos en el punto de garantías, seguridad y espacios democráticos para la participación política no solo de una guerrilla desmovilizada sino de todos los movimientos políticos alternativos y sociales, en la Colombia de Santos la criminalización de los movimientos sociales y las amenazas contra lideres de oposición se ha incrementado; las justas protestas de campesinos, indígenas, estudiantes, camioneros son respondidas con terrorismo estatal.  


·      Mientras en La Habana se avanza en acuerdos sobre el punto de victimas partiendo del esclarecimiento de las responsabilidades que tiene cada uno de los bandos armados y actores del conflicto, en Bogotá la colación política de Santos presenta un proyecto legislativo para ampliar el fuero penal militar que de ser aprobado garantizaría impunidad para todos los horrendos crímenes cometidos  por miembros de las fuerzas militares (miles de ejecuciones extrajudiciales – falsos positivos, de desapariciones, masacres, etc..)……..

Buscar en este blog