domingo, 3 de mayo de 2009

La Casa de Nariño: guarida de delincuentes

Hace ya varias semanas se revivio el escándalo de la reunión de viejos socios de Uribe en la Casa de Nari con sus más cercanos colaboradores y vuelvieron a resonar las declaraciones de consternación de los implicados negando su activa participación, su vieja amistad con esos personajes del bajo mundo del crimen y los planes siniestros en contra de la Corte Suprema de Justicia. Para rematar su cinismo, cuando se les cuestiona sobre sus criminales actuaciones, responden vehementemente cual víctimas de la mayor infamia y se desbordan haciendo gala de su honestidad, de los sacrificios que hacen sirviendo al país, de que el país entero puede dar fe de su rectitud y honorabilidad…bla, bla, bla….. Ellos solo se sienten “incómodos”, ni una señal de vergüenza, auto recriminación, menos de aceptación de su responsabilidad, así sea bajo la disculpa que fueron engañados o abusados en su buena fe (otra típica salida por la tangente).

Eso sí, a sabiendas de cómo funciona todo bajo el techo de la Casa de Nari, posando de funcionarios rectos nos cuentan el chiste de que sus cartas de renuncia están en la oficina del presidente, pero que (oh sorpresa!!!) el presidente no las ha aceptado, por el contrario les ha manifestado su total respaldo……Pero claro, que va a querer el presidente que amigos que saben tanto de él se le salgan de control, mas cuando el mismo es el principal artífice de todas esas reuniones y complots en contra de la CSJ y de cualquier personaje u organización que disienta, critique su gobierno, o denuncie sus abusos o asociaciones siniestras. Y es que tiene que ser uno un retardado mental para tragarse el cuento de que el presidente no estaba enterado de estas reuniones. Los protagonistas, sus más cercanos funcionarios (sus secretarios jurídico y de prensa) y el presidente totalmente ajeno a estas oscuras reuniones? No nos crea tan estúpidos!

Así las cosas, como esperar que el presidente acepte las renuncias de estos funcionarios (si es que realmente las pasaron) pues eso sería dejar que el rebano se le salga del corral, como ocurrió con su gran amigo Pedro Juan Moreno, a quien tuvo que mandarlo de embajador ante el todopoderoso para evitar que siguiera hablando (recuerdan “La Otra Verdad”). En el bajo mundo del crimen la traición se paga con la muerte, y ese temor debe repicar muy duro y constantemente en la mente de los que conocen todas las andanzas criminales del presidente. Por eso mejor quedarse al lado del jefe y hacerle ver en todo momento su incondicional lealtad que correr el riesgo de ser enviados a reemplazar a Pedro Juan Moreno y a alias Job en la embajada y consulado celestiales respectivamente. Y pensar que uno de estos siniestros cercanos asesores del presidente suena para reemplazar al Fiscal General de la Nación!! La justica en manos de hampones!!

Conviene refrescar la mente con una breve lista de los amigotes del inquilino de la Casa de Nari para que reflexionemos sobre la clase de gobernante que tenemos:

Rodrigo Zapata (lugarteniente de Vicente Castaño e intimo del “curita”)

Juan José Chaux (experto en hacer mandados, para vergüenza del país inicialmente nombrado embajador en La Haya, luego en República Dominicana)

Don Berna (Jefe de la Oficina de Envigado, con oficinas sucursales in la Casa de Nari y el DAS)

Diego Álvarez (abogado de Don Berna, también íntimo del “curita”)

Vicente Castaño (El otro patrón)

Oscar Iván Palacio (lobista de los paras…no requiere mayor presentación)

Antonio López (alias Job – q.e.p.d. - ya saben lo que les pasa a los que abren la boca en contra del emperador)

Jorge Noguera (el célebre exjefe del DAS e intimo de los paras)

María del Pilar Hurtado (exjefe del DAS, otro comodín de los paras)

Salvador Arana (ex gobernador de Sucre, el justiciero de Sucre)

Ever Veloza (alias H.H….le va mejor alias H.P.)

Fidencio Mena (el amigo brocha y también protegido de JOG, una muestra de la inteligencia superior de los asesores y amigos del presidente)

la lista es interminable…………………

Buscar en este blog